Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Lunes, 24 de Junio de 2019

La inteligencia artificial requiere habilidades.

La fuerza laboral local, en desventaja por el cambio tecnológico

Por Diego Dávila

(14/11/2018) LO MÁS IMPORTANTE
Apenas 16% tiene las habilidades requeridas para trabajar con inteligencia artificial.
Está por debajo del promedio de naciones de la región y es la mitad frente a un país desarrollado.
La inteligencia artificial (IA), tecnología paradigmática del momento, puede aportar hasta un punto y medio de crecimiento anual a la economía argentina en la próxima década. La clave, más allá de la adopción de estas nuevas herramientas, es que los sectores público y privado inviertan en reconvertir al capital humano.

Esa es la conclusión de un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), presentado junto con Microsoft Argentina en el marco del IA Tour, que se extenderá hasta hoy, donde la compañía muestra los avances de estas tecnologías en las organizaciones y al cual fue invitado La Voz.

La IA utiliza algoritmos para procesar grandes volúmenes de datos en servidores virtuales en “la nube” (internet), lo que aporta información para colaborar con el empleado de una organización, automatizar un proceso o para que sus directivos tomen decisiones.


El estudio parte de la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el ciclo 2020-2028, que prevé un crecimiento promedio de la Argentina de tres por ciento anual durante ese lapso de tiempo.
Adoptar estas nuevas tecnologías genera innovaciones que mejoran la productividad de la economía. El trabajo fija tres escenarios con distintos impactos: negativo, neutral y positivo.

En el primer caso, si el país no adopta la IA, su producto interno bruto (PIB) crecerá dos por ciento.

Si es neutral y mantiene un ritmo de incorporación de nuevas tecnologías similar al promedio de las dos últimas décadas, crecerá 3,7 por ciento.

Pero si lo hace a un ritmo 50 por ciento mayor, la economía se expandirá 4,4 por ciento anual.

Ramiro Albrieu, investigador principal del Cippec, relativizó la idea de que la IA desplace a las personas de los empleos, ya que en los países líderes en estas tecnologías la desocupación es muy baja.

Pero sí advirtió la importancia de que los gobiernos y las empresas adopten políticas de adaptación a las habilidades requeridas por la IA, ya que un escenario positivo implica automatizar el 51 por ciento de los puestos actuales.

“Estados Unidos, por ejemplo, está automatizando el 47 por ciento”, señaló. El problema es que allí, mientras 33 por ciento de los trabajadores tiene las habilidades requeridas para la IA, en Argentina ese grupo representa el 16 por ciento, incluso dos puntos por debajo del promedio de los países latinoamericanos.

Esto no es sólo tarea del sector público. De hecho, la experiencia global indica que la punta la hacen los privados. Diego Bekerman, director general de Microsoft Argentina, mostró casos de éxito en organizaciones.

Irsa, por ejemplo, analiza con IA la circulación, las compras y los datos públicos de los 110 millones de personas que pasan por año por sus centros comerciales, entre ellos el Córdoba Shopping.

Pago Fácil distribuye personal y ajusta sus servicios en sus 4.000 puntos de atención en el país procesando la información de circulación de usuarios y de sus cajas.

Otro caso es del banco Supervielle, que reemplazó las contraseñas en sus aplicaciones de homebanking por un sistema de reconocimiento facial, que facilita el acceso a sus clientes y, a su vez, les aporta seguridad a las operaciones.

Organismo público con agente virtual

Julieta es un “chatbot” que aplica inteligencia artificial.

Entre las organizaciones públicas, Diego Bekerman, de Microsoft Argentina, contó el caso de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) de la Nación, que puso en su página de internet a Julieta, un agente inteligente virtual que canaliza el 35 por ciento de las consultas. El 71 por ciento de las respuestas logran una resolución positiva y el 29 por ciento restante, el sistema las canaliza a la atención humana. Por otro lado, Bekerman aseguró que la crisis no frenó la reconversión tecnológica. “El uso de la nube sigue duplicándose cada año, ya que reduce costos y permite ganar productividad”, indicó.

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257