Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Sábado, 17 de Noviembre de 2018

En Santa Cruz. Carta Organica: la deuda pendiente

Uno de los grandes avances que tuvo la reforma de la Constitución Provincial en 1994, fue la sanción de la Autonomía Municipal y la posibilidad de que los Municipios pudieran dictar sus Cartas Orgánicas, que hacen las veces de Constitución Municipal.

(Río Gallegos. - 04/11/2018) Nuestra Carta Magna, en sus artículos 142 al 145, establece la forma de promoverla y los alcances que deben tener las cartas orgánicas municipales, indicando que deberá garantizar “los principios del régimen representativo y democrático”, “la elección directa y a simple pluralidad de sufragios del órgano ejecutivo y proporcional en los colegiados”, “los derechos de consulta e iniciativa popular”, “el sistema de contralor de las cuentas públicas”, “el reconocimiento de las juntas vecinales” y “los principios, declaraciones y garantías de esta Constitución”.

Así planteada, es claro que la Carta Orgánica no está pensada para solucionar problemas “domésticos” sino para dar un marco normativo que permita el correcto funcionamiento gubernamental, algo que claramente la Ley 55 no alcanza a garantizar.

En estos 24 años sólo Río Gallegos tuvo dos atisbos para su sanción. El resto de las comunas no avanzó en lo más mínimo. Esto pone a Santa Cruz entre las escasas provincias en las que sus Comunas no han dictado su estatuto local.

A la luz de lo que viene aconteciendo en varias ciudades, por la puja de la elección de autoridades en el Concejo Deliberante con miras, en algunos casos, a la sucesión en la Intendencia, cobra más relevancia el hecho de que no se cuente con esta Carta, que hubiera permitido, de tenerla, reglas más claras que eviten enfrentamientos que rozan lo institucional.

Río Gallegos y Caleta Olivia fueron las que estuvieron más cerca.

En noviembre de 2007, bajo la presidencia de Raúl Cantín, el Concejo Deliberante capitalino sancionó la ordenanza declarando la necesidad de dictar la Carta Orgánica y le pidió al Ejecutivo Municipal que llamara a elecciones estatuyentes.

Pero al año siguiente, cuando en el Presupuesto el intendente Roquel había otorgado partida para dicha elección, fue la oposición la que rechazó la idea y se dejó sin efecto. En tanto al año siguiente se volvió a intentar realizarla, fijando inclusive fecha: 7 de junio de 2009. Pero nuevamente hubo complicaciones, y la convocatoria a Estatuyente quedó en suspenso.

Para las elecciones de 2011, la Asamblea Ciudadana de Río Gallegos consiguió el compromiso de la mayoría de los candidatos a intendente de que propiciarían el dictado de la Carta Orgánica. Resultó electo Raúl Cantín, justamente uno de los autores de la ordenanza en 2007, pero tampoco se pudo avanzar.

En septiembre del año pasado, el parlamento comunal de Caleta Olivia sancionó una ordenanza para promover el dictado de la Carta Orgánica. Ya iniciativas anteriores se habían planteado y fueron vetadas por los jefes comunales del momento. Pasó más de un año y no hubo convocatoria a elecciones de estatuyentes, pese a que el plazo era de 60 días.

Las diferencias entre los cuerpos colegiados y el Ejecutivo comunal en las ciudades santacruceñas no son nuevas y se han repetido, incluso en aquellos Concejos donde la integración ha sido monocolor.

Es que la Ley 55, que rige la vida de los Municipios y los Concejos Deliberantes, no es, en algunos puntos, lo suficientemente clara como para evitar que las interpretaciones terminen luego en conflictos institucionales. Algunos han llegado al Tribunal Superior de Justicia en tiempos anteriores y ahora nuevamente podría volver a suceder.

La existencia de una Carta Orgánica podría establecer, entre otras cosas, los alcances y limitaciones de los mecanismos para remover autoridades (evitando conflictos como los actuales) e incluso plantear la revocatoria de mandatos mediante juicio político bajo causales determinadas.

La clase política y la ciudadanía en general tiene en el debe, avanzar en cada localidad con el dictado de Carta Orgánica, que le permitirá incluso poder establecer mecanismos modernos de contralor y mejorar así las reglas democráticas del buen convivir, evitando lo que hoy sucede, el tiempo y energías que se concentran más en una cuestión de puja de poderes en cada Comuna, que la demanda social que realmente deben enfrentar los representantes, dar respuestas a los requerimientos cotidianos que los vecinos de su ciudad les plantean.

Fuente: LA OPINIÓN AUSTRAL

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257