Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Martes, 20 de Noviembre de 2018

La cultura productiva resiste en El Chañar frente a Vaca Muerta

La localidad le hace frente al embate que significa ser ciudad dormitorio y apostar a la producción frutihortícola que le dio origen al asentamiento.

(SAN PATRICIO DEL CHAÑAR. - 28/10/2018) En las paredes de la municipalidad de San Patricio del Chañar, hay tres láminas educativas que informan y entretienen en la espera. Explican “la chacra”, “la vinificación” y “el circuito comercial de peras y manzanas”, pero no resumen del todo el perfil productivo de la localidad. Una cuarta debería informar sobre la actividad hidrocarburífera que contribuyó casi a duplicar la población desde el Censo Nacional 2010 y obligó a convivir al pelón con Vaca Muerta.

El Chañar está ubicado sobre la formación geológica de los millones y el yacimiento más cercano al ejido es el de Sierras Blancas que opera Shell. Si bien la localidad está a unos 54 kilómetros de Añelo, no es como ésta la Meca hidrocarburífera: más bien su hermana agropecuaria.

“No queremos que se haga una enemistad entre los hidrocarburos y la producción de peras, manzanas y carozos. Nosotros festejamos en febrero la Fiesta del Pelón, no la del petróleo. No la tenemos integrada, pero tenemos que hacerlo. Sabemos que está y no lo vamos a combatir”, afirmó Gustavo Moine, secretario de Gobierno del municipio que encabeza Ramón Osés. Este año, comenzaron junto al Copade un proceso de planificación de reordenamiento urbano con el objetivo de diseñar la ciudad para las próximas décadas.

El último censo relevó una población de 7.321 habitantes, pero ya superaron los 12.000. “Cuando arrancamos a planificar, el título era ‘producción frutícola versus hidrocarburos’. Pero no queremos que la industria hidrocarburífera le saque lugar, sino que convivan ambos sistemas. Ese es el compromiso de esta gestión”, planteó Moine.

Si bien todavía se la considera “ciudad dormitorio” porque los trabajadores de los yacimientos llegan para dormir, se estima que son más de un 10% los de esa localidad. Otro 30% es de Añelo y, el resto, mayoritariamente de Neuquén capital.

Uno de los desafíos es mantener el interés de sus habitantes por la producción frutícola, aunque los negocios inmobiliarios y los sueldos del petróleo prometan más. Moine indicó que el nuevo código urbanístico reclamará que, por cada hectárea productiva que tome la ciudad, se reserven tres o cuatro nuevas para chacra.

En la EPEA 3 hay otro espacio de resistencia y estímulo a la cultura agropecuaria. Desde hace siete años, forma técnicos para la producción de alimentos, el trabajo de la tierra y los animales. “Es casi el último valle productivo que le está quedando a Neuquén, entonces tiene una cuestión cultural de muchos años y está bastante inserto el perfil agropecuario todavía. Este año nos llamó la atención la cantidad de inscriptos, que fueron casi 60”, explicó Gabriel Sosa, jefe de enseñanza práctica y técnica.

Evaluó que el desafío de interesar a los estudiantes “no es menor, porque la actividad petrolera genera en los chicos una tentación de ir a trabajar allí”, pero aclaró que muchos son hijos de crianceros o de encargados de chacra que deciden seguir los pasos familiares.

El mural de ingreso a la escuela marca un claro contraste entre las actividades, donde el costado hidrocarburífero es de desierto y muerte. “La escuela se inició junto con la explotación del fracking. Vinieron empresas a las escuelas a tratar de subsidiar a la escuela y el equipo directivo estaba en oposición, por lo que no se desarrolló una relación con las petroleras. Desde una mirada personal, hoy están fracturando y creo que debemos generar alguna convivencia en esto”, analizó Sosa.

La EPEA 3 es la segunda opción para estudiantes secundarios que hay en la localidad; la otra es el CPEM 31. La oferta educativa se completa con tres escuelas primarias, una que funciona a medias en el centro cultural y un jardín.

“Ahora el movimiento se estabilizó bastante, pero tenemos que estar preparándonos para lo que viene, una ciudad de 26.000 habitantes. El crecimiento es acelerado y en infraestructura nos estamos quedando cortos”, afirmó el concejal del PJ, Gonzalo Núñez. Indicó que la localidad no cuenta con clínicas privadas y la única opción de salud es el hospital.

Este año, el municipio terminará con un presupuesto de 286 millones de pesos. Un 70% de los recursos que administra son por coparticipación provincial, mientras que el resto corresponde al cobro de tasas. “Nos muestran un presupuesto equilibrado, pero en realidad hay una deuda social muy grande. Entendemos al intendente, este año fue difícil, pero no se incorporó nada de obra pública. Sólo se han hecho cordones cuneta y veredas”, cuestionó el concejal.

La cultura productiva resiste en El Chañar frente a Vaca Muerta
El centro cívico tiene un orden donde la tranquilidad convive con los cuidados espacios verdes. (Florencia Salto)
La cultura productiva resiste en El Chañar frente a Vaca Muerta
Un símbolo del arte callejero en la escuela pide por el ambiente. (Florencia Salto)
Image
“No queremos una enemistad entre los hidrocarburos y la producción de peras, manzanas y carozos. Tampoco ser una ciudad dormitorio”.
El secretario de Gobierno de la localidad, Gustavo Moine.
Image
“Tratamos de fortalecer la cultura agropecuaria. No es un desafío menor, la actividad petrolera genera en los chicos una tentación”.
Gabriel Sosa es docente y directivo de la EPEA 3 de enseñanza agropecuaria.
En números
1973
fue el año de creación de San Patricio del Chañar como comisión de fomento. Fue con el decreto 1339.
286
millones de pesos es el presupuesto que ejecutará el Municipio este año.
1,66%
de coparticipación provincial recibe la localidad del departamento Añelo. En lo que va del 2018, el monto enviado fue de 93,6 millones de pesos.
La Responsabilidad Social Empresaria en la capacitación
En El Chañar se reclamó tanto como en Añelo la incorporación de mano de obra local a los yacimientos hidrocarburíferos de la zona. La Uocra llevó su interna allí y montó piquetes.

Algunas empresas como Shell encontraron en el dictado de capacitaciones una forma de preparar futuros obreros y hacer su parte de Responsabilidad Social Empresaria (RSE). Afirmaron que ya egresaron unas tres divisiones con 100 alumnos cada una y que muchos ya fueron incorporados a la industria.

De los 392 millones de pesos que se ejecutaron por RSE en la provincia, sin embargo, no llegaron obras a Chañar. Los montos indicaron una baja incidencia también para Añelo, que recibió poco más de 5,2 millones de pesos.

La cultura productiva resiste en El Chañar frente a Vaca Muerta
Espalderas de carozo. Nació reconvertida pero igual no puede competir con el petróleo. (Florencia Salto)
La cultura productiva resiste en El Chañar frente a Vaca Muerta
Hidrocarburos y cortinas rompeviento, una postal habitual. (Florencia Salto)
El drama es conseguir mano de obra por la competencia
En una chacra de 12 hectáreas de peras y manzanas, a la altura de la picada 11, José Luis riega, cura, poda, hace “de todo”. El hombre, que trabaja allí “apatronado”, dijo que cada vez es más difícil conseguir mano de obra. Las escalas del petróleo y el gas no tienen nada que ver con las que paga la fruta.

“Casi siempre estamos con trabajos atrasados porque no tenemos gente. Acá, en temporada necesito un mínimo ocho personas que cosechen, además del tractorista. No viene gente porque hay mucha que necesita vivienda y acá, como está medio retirado de todo, para ellos es un costo venir en colectivo”, contó.

El valor de los alquileres, impulsado por el boom hidrocarburífero, es otro problema.

En temporada, la mayoría de quienes trabajan llegan del norte del país, pero el resto del año se arreglan con los locales.

“Acá es como para sobrevivir, porque los sueldos que tenemos no son gran cosa. Es poco lo que se lucha en el gremio que tenemos. Los sueldos son realmente bajos”, sostuvo.

El salario de un trabajador rural se inicia en los 13.000 pesos, según la última escala acordada por la Uatre en la última reunión de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario. El sueldo promedio de la actividad se ubicaba el año pasado por encima de los 15.000 pesos, mientras que el del petróleo y gas rozaba los 80.000 pesos según las cifras del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Fuente: Diario Rìo Negro

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257