Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Martes, 17 de Julio de 2018

Son bajas las expectativas sobre el futuro económico

La imagen de Macri dejó de caer, pero hay escepticismo

SEBASTIÁN AULICINO

Los consultores de opinión coinciden en que la valoración de la gestión se estabilizó tras la fuerte baja por la crisis. Pero no hay confianza en una recuperación económica.

(Buenos Aires - 08/07/2018) El gobierno navega hoy en un mar más calmo, pero en un barco seriamente dañado y con algunos nubarrones formándose en el horizonte que despiertan preocupación. Algunas últimas encuestas indican que, luego de mayo –el mes más duro de la corrida cambiaria–, la caída de la imagen empieza a tomar cierta estabilidad: la imagen del presidente Mauricio Macri y su gobierno no se recuperó en junio, pero tampoco cayó. Algunos consultores creen que habría encontrado su núcleo duro. Al mismo tiempo, la valoración de la situación económica se mantienen a niveles tan bajos como los de inicios del 2016, pero a diferencia de esos primeros meses de gobierno las expectativas para el futuro no son nada buenas. Como “lado positivo” para el gobierno, todos los encuestadores concuerdan en que, en el escenario actual y sin candidaturas firmes, Macri ganaría cualquier posible balotaje. Y a Cambiemos le sigue conviniendo la polarización con el kirchnerismo.

“La aprobación de la gestión gubernamental parece haber llegado a su piso, con una popularidad cercana al 34%, impulsada por los sectores más característicos del núcleo electoral de Cambiemos: adultos mayores y sectores de alto poder adquisitivo. Solo un significativo deterioro de las condiciones socioeconómicas del país podría perforar este piso. Aquí será clave seguir el desenlace de la crisis cambiaria, y su impacto en precios (inflación) y empleo”, sostiene Guido Moscoso, de Opinaia, una de las últimas encuestadoras en publicar estudios esta semana.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
Los datos de junio indican una valoración negativa de la gestión del gobierno del 61% y una positiva de 34%, sin modificaciones respecto de fines de mayo.

Algo similar analiza Lucas Romero, de Synopsis: “En marzo medimos quiénes querían que gane Cambiemos, y daba 36,8%. Lo medimos en junio, después de la crisis de mayo, y nos dio 36,2%. Como si no se hubiera modificado ese núcleo de gente que quiere que le vaya bien al gobierno, sobre esa base hay alguna expectativa para recuperar y llegar competitivo al año próximo, pero por más que juegue mal, necesita empezar a meter goles”. Synopsis midió en junio la imagen positiva del gobierno por primera vez debajo del 30%: cayó desde noviembre, en 51,6%, a junio en 29,1%.

Entre los últimos estudios publicados está el de la a consultora Ricardo Rouvier y Asociados, que también arrojó pocas variaciones. La imagen del presidente dio 58,8% negativa (0,1% menos que mayo) y 37,4% de positiva (0,5% menos que el mes anterior). La evaluación de gobierno 61,8% negativa (0,3% más) y 33,1 positiva (0,7% más). La imagen negativa había crecido en abril 2% y en mayo más de 4%.

“Después de la turbulencia más grande de mayo lo que hizo fue estabilizarse. Estabilizarse no quiere decir recuperar, sino que dejó de caer, y venía cayendo desde diciembre. Hoy está detenida”, sostiene Rouvier, que considera que aún no se puede hablar de “tocar fondo”: “Eso sería un 7% u 8% de imagen positiva y hoy hay un 33% que lo sostiene. Pero tampoco veo posibilidades de acá a fin de año de que tenga una suba, puede ser una pequeña, poco significativa. Las expectativas económicas han caído mucho, y no se ve recuperación económica a corto plazo”, afirma.

Quien no opina que la caída se haya estabilizado es Jorge Giacobbe, de Giacobbe & Asociados, una de las pocas consultoras que previeron el resultado electoral de 2015. Los números de junio señalan una imagen positiva para el gobierno 36% y una negativa en 53%. Esto es, 3% más de negativa y menos de positiva que en mayo.

“Es que el diagnóstico es equivocado. Macri perdió 15 puntos de imagen antes de la corrida. El gobierno perdió la confianza de la opinión pública, y tras varios meses de caída de imagen el mercado se anotició y se puso paranoico. No al revés, por eso no hubo estabilidad ahora. La capacidad de tolerancia se está agotando. Es todo pérdida de confianza”, sostiene.

Respecto a la posibilidad de haber encontrado el piso, asegura: “Creo que el núcleo duro del gobierno oscila entre el 25 y el 30%. O sea, todavía hay margen para caer. Pero ahora el gobierno está en el capital político que tenía antes del balotaje en 2015, en las generales”.

En términos de expectativas económicas las cosas no están bien para el oficialismo. La consultora Management and Fit elabora semanalmente un índice de optimismo económico sobre la gestión nacional. Si se toma mes a mes: en abril, las expectativas económicas se ubicaban en 36,4%; a fines de mayo era 33,8%, y a fines de junio se ubicó en 32,2%.

De acuerdo a la encuesta de Opinaia, la evaluación sobre la situación económica del momento no varía respecto a lo que sucedía un año atrás: el 50% de los encuestados consideró que era negativa y lo mismo sucedió ahora. Lo que sí cambia son las expectativas para el año siguiente: mientras en 2017 el 38% creía que mejoraría, y sólo el 33% que empeoraría, hoy el 45% cree que empeorará y sólo el 32% que mejorará. De acuerdo a la encuesta de Rouvier, el 51,9% es pesimista y sólo el 23,1% de optimista.

“La tendencia es que el optimismo político y el económico estuvieron bajando bastante en los últimos meses. Cómo le van a ir a estos indicadores en el futuro es pensar cómo le va a ir a la economía en los próximos meses. Si el dólar se calma, podremos ver una estabilización de los indicadores de optimismo y luego una mejora. Pero obviamente va a haber que controlar los daños de la crisis y minimizar el impacto, y ese impacto se va a sentir. Lo que es inflación se está sintiendo, lo que es empleo se va a sentir en los próximos meses”, analiza Matías Carugati, economista jefe de Managment.

Image
Un sube y baja al ritmo del dólar
De acuerdo a Rouvier & Asociados, el último mes la imagen de Macri se movió al ritmo de los cambios del dólar.
El dólar abrió en mayo a
$ 21,20. La última semana del mes ya estaba en $ 25,16 y la imagen positiva del presidente en 37,9%.
Una semana después. a principios de junio, la divisa estaba 40 centavos más cara y la imagen positiva de Macri 0,6% más baja.
El dólar ganó cierta estabilidad una semana más tarde, y la imagen se recuperó al nivel del 37,8%.
Pero el dólar retomó su tendencia alcista y llegó a
$ 28,83 el 15 de junio y la imagen de Macri a su nivel más bajo: 37,1%.
Tras los cambios de gabinete y del BCRA, la divisa se mantuvo en las últimas semanas del mes dentro de los $ 28. La imagen de Macri cerró en 37,4%.
Image
“La aprobación de la gestión parece haber llegado a su piso, sostenida en adultos mayores y sectores de alto poder adquisitivo”.
Guido Moscoso,Opinaia
Image
“Macri tiene alguna expectativa para recuperar y llegar competitivo, pero aunque juegue mal necesita empezar a meter goles”.
Lucas Romero, Synopsis
Image
“Estabilizarse no quiere decir recuperar, sino dejar de caer. Su imagen venía cayendo desde diciembre. Hoy está detenida”.
Ricardo Rouvier, Rouvier y Asociados
Image
“El gobierno perdió la confianza de la opinión pública, y tras varios meses de caída de imagen el mercado se anotició y se puso paranoico”
Jorge Giacobbe, Giacobbe y Asociados
Las malas calificaciones alcanzan a todos
“Los que estuvimos aquí en el 2001 sabemos que cuando la gente se enoja, se enoja con todos”, dijo la diputada del FR, Graciela Camaño, en la semana. Más allá de sus intenciones, la frase refleja un poco lo que sucede hoy con la clase política. De acuerdo a la encuesta de Opinaia –una de las más duras en este sentido–, ninguno de los principales dirigentes baja del 50% de imagen negativa. María Eugenia Vidal sigue siendo la política con mejor imagen positiva (47%). La lista la cierra el rionegrino Miguel Pichetto con el 75% de imagen negativa. Según Rouvier, CFK tiene una imagen negativa de 54,6% y un 43% positiva.
Polarizar con Cristina, lo que le daría más rédito electoral
Falta aún un año y tres meses para las próximas elecciones. Aunque empieza a haber algunos movimientos, sobre todo en el peronismo, el escenario está lejos de verse definido. Así las cosas, Macri sigue siendo la principal alternativa electoral a presidente: fue medido con Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Sergio Uñac, Alberto Rodríguez Saa, Florencio Randazzo, entre otros. El escenario más competitivo sigue siendo con Cristina Kirchner. Paradójicamente, ese escenario es el que más le conviene al gobierno.

DiceRicardo Rouvier: “La oposición sigue sin capitalizar. Ha crecido un poco Cristina, pero es poco, no significativo. No podemos hablar de capitalización. Lo que le podría pasar al gobierno es que todo el peronismo se uniera, pero eso lo veo difícil”. Su encuesta da 43,6%, Macri, 35,8% Cristina.

Dice Lucas Romero, de Synopsis: “Cristina ganó hasta 5 puntos de intención de voto desde marzo, el electorado parece polarizarse. Ahora, sigue teniendo una imagen negativa altísima. Tiene ese techo duro, hoy llega a 37%, pero de ahí no va a ganar mucho más”.

También para los encuestadores es hoy un dilema cómo se moverá el peronismo de acá a agosto del año que viene, cuando se jueguen las cartas en las PASO.

Incluso, dentro del PJ no hay aún una posición dominante acerca de la posibilidad de disputar una gran interna peronista, con el kirchnerismo por un lado y con el PJ federal por el otro.

Fuente: Diario Río Negro

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257