Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Martes, 23 de Octubre de 2018

Los territorios: nuevo round en la batalla por el 2019

Ignacio Zuleta

Córdoba parece marcar el destino de la política criolla. En Cambiemos juran que allí apoyarán a sus propios candidatos.

(Buenos Aires - 06/05/2018) El senador Miguel Pichetto armó un cronograma electoral con Sergio Massa para disputar una PASO de presidenciables.

¿El destino de todos en manos de Córdoba? El cuadro que alimenta las estrategias de oficialismo y oposición es el resultado de las PASO de 2015 a presidente, que dio un retrato fiel del electorado de Córdoba. En aquellas elecciones del 9 de agosto de 2015, José Manuel de la Sota le ganó a Macri por 33,17 a 29,53 en la disputa entre fórmulas, pero también en el rubro de partidos. Allí UNA derrotó a Cambiemos por 38,81 a 35,38. Ese resultado demostró que De la Sota era el mejor candidato para sus comprovincianos. Como Sergio Massa venció sobre De la Sota a nivel país, el Gallego pasó a cuarteles de invierno y le dejó liberado a Macri el voto de Córdoba, que es la capital del peronismo anti K. En el análisis de todas las carpas (oficialismo, oposición de peronismo multicolor) especulan todos sobre si el tándem De la Sota-Schiaretti va a repetir la experiencia de 2015, de desacoplarse de la suerte del peronismo nacional, o va a poner una ficha que puede volcar el delicado equilibrio de fuerzas. Si ese peronismo de Córdoba 1) decide jugar con el resto del peronismo nacional, y 2) pone a De la Sota en juego, las cosas pueden cambiar. Unos y otros imaginan la martingala más estridente, que puede ser, por ejemplo, un Schiaretti que unifique las elecciones provinciales con las nacionales para buscar su reelección como gobernador, y que De la Sota se anote como primer candidato a diputado nacional. Un ticket así puede acorralar el voto pro De la Sota detrás de un proceso que le quite a Cambiemos el ingrediente-ganador en 2015- del peronismo de Córdoba. Y puede convertir a esa provincia en el bastión de una nueva estrategia para Cambiemos y el peronismo.

Cambiemos promete jugar a fondo por sus candidatos

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
Estos papeles van mañana lunes a la sesión de la mesa estratégica del oficialismo, que se hará precisamente en Córdoba. La integran los jefes de los partidos y los ministros Marcos Peña y Rogelio Frigerio. Caminan con la decisión ya anunciada de buscar una lista de unidad en la provincia, para la disputa por la gobernación. Córdoba no tiene PASO obligatoria en ese nivel, y una interna dentro de Cambiemos tendría un efecto demoledor, como el que tuvo en el peronismo de Buenos Aires en 2015, con la puja entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez. Aquella interna ha quedado en la memoria de todos los partidos como una experiencia que no puede repetirse: desata inquinas que conspiran contra el objetivo del conjunto. En Córdoba hay tres anotados a la gobernación: Héctor Baldassi, Ramón Mestre y Mario Negri. El mensaje que lleva la mesa es: “Vamos a jugar a fondo por los candidatos de Cambiemos”. ¿Hacía falta? Por supuesto, porque estos tres postulantes temen que corra en beneficio de Macri dejar que Schiaretti tenga una cómoda reelección y le libere, desdoblándolo, el voto cordobés a Macri. El oficialismo cordobés, que viene de reformar el código electoral, tiene manejo libre de las fechas electorales y es esperable que use ese recurso en beneficio propio.

Pichetto a solas con Massa: en octubre lanzan candidatos a unas PASO

Ese fue uno de los tópicos centrales de la reunión más importante de la semana para el peronismo, que fue la visita de Sergio Massa en la mañana del feriado del 1° de mayo a Miguel Pichetto en su casa de Vicente López. No necesitan blanquear la relación, porque Massa cree que el rionegrino debe seguir siendo el CEO del peronismo federal, por encima de todos los demás dirigentes de ese arco, especialmente sobre quienes tienen pretensiones de disputar la presidencia el año que viene. La reunión fue larga y con papeles en la mano. Decisiones antes de salir: Pichetto impuso su criterio de que, en el mes de octubre, o sea un año antes de las elecciones de 2019, este peronismo tiene que tener anunciados todos los precandidatos a presidente. “El 1° de marzo Cambiemos dijo que Macri, Vidal y Larreta van a la reelección. Nuestro espacio está en armado, pero no podemos dar tanta ventaja y no poner a nuestra gente en la cancha”.

Los federales llevan cumbre a Tigre y comprometen a Massa

La segunda decisión es llevar a todo el peronismo federal —el llamado grupo Gualeguaychú por su primera reunión — a la casa de Massa, es decir a Tigre. Esta jugada, proselitista como todo lo que se hace en estas horas, toca varias bandas. Una, es el compromiso de Massa en persona —no ya con su gente, que sí concurre a esas cumbres en su representación— sino con la marca. Otra, hacer el primer test de este sector en la provincia de Buenos Aires, que es, junto con Córdoba, la otra clave de cualquier estrategia electoral. Buenos Aires fue asunto de la conversación del miércoles de Pichetto con Florencio Randazzo. En esa charla, Randazzo insistió que, si es candidato, lo será a la presidencia. No a la gobernación. Lo mismo que hizo con Cristina en 2015 y que sepultó su carrera para esta etapa.

Pasión por el marketing

Por ahora, el territorio de Buenos Aires es dominio, entre los federales, de Massa, que ha empezado a hacer apariciones vecinales. Como la que hizo el viernes en el sur de la provincia, por Villarino y alrededores. El martes, después de la sesión privada en casa de Pichetto, el jefe renovador se embutió en sus oficinas del búnker en Tigre para recibir a dirigentes durante el resto del día. Lo llaman de todos lados y la novedad es que el Gobierno intenta recomponer relaciones con él para algunas changas. Por ahora prefiere relacionarse por whatsapp y cultivar una personalidad virtual por las redes. También ha aceptado hacer algún coaching para mejorar la dicción y disipar esa imagen de desconfianza que registran los focus groups. Que no exagere: su pasión por el marketing es la clave de su gloria y de sus fracasos. Massa se anota, claro, a las PASO por la presidencia, que este sector imagina con tres candidatos: el mismo Sergio, Florencio y seguramente Juan Manuel Urtubey. Un club de moderados del peronismo.

Felipe, el insurgente que se descubrió a sí mismo escribiendo su vida

Claro que, si los dos bonaerenses van por la presidencial, dejan al proyecto federal sin un candidato a gobernador competitivo. Al sector no le sobran. Felipe Solá, el mejor aspectado, parece haber iniciado otra migración de querencia, buscando un nuevo destino. Alma errante, criolla y viajera (querer detenerla es una quimera, “Golondrina”, tango, Alfredo Lepera), Felipe apareció el miércoles en un homenaje a Lula da Silva, junto a un arco del peronismo cristinista y del centro izquierda, que jalea la leyenda de Dilma Rousseff, también presente en ese acto en Feria del Libro, que ofreció un retablo que mide el ancho y el techo del espacio cristinista. No es lo que vota la Argentina.

Massa lo da por perdido para el Frente Renovador: Solá se mueve como si le atrajera la idea de ser candidato del peronismo del Instituto Patria. ¿Vicepresidente de Cristina o de Jorge Capitanich? El mundo se divide en dos: los que creen que Cristina será candidata y quienes dicen que no. Quienes conviven con ella afirman que lo será, porque se mueve con modos de candidata. La arrastran a eso los entornistas, que tienen que retener así posiciones y bancas que perderían sin esa ancla, que es la medición de ella por sobre los demás dirigentes. Los observadores más distantes entienden que nunca arriesgaría una derrota ante Macri. Con los números de hoy, no lo haría. Se levantan apuestas mientras ella juega con el mísero ratón. La riqueza de Solá para este tipo de novedades es interminable. Quienes frecuentan al caballero audaz le atribuyen esta nueva evolución (en el sentido Pokémon del término) a la terapia que ha significado para sí mismo la redacción de un libro de memorias. En esa experiencia descubrió al insurgente que dice haber sido en su juventud, por encima de otros pasados, como el del agro ministro mágico de Antonio Cafiero o Carlos Menem, que trajo la soja y mató la aftosa.

Camaño también en el cambio

La orfandad de los federales dirige la mirada hacia otras candidaturas, y salta por sobre todas la de Graciela Camaño, que no es la monja negra de Massa; suena feo, por eso admite que es algo más, su brazo ejecutor. Pero hoy esta diputada está cerca de cambiar el rumbo. Me dice que no tiene más ganas de disputar candidaturas. ¿Cansada? No parece, ni se mueve como tal. Pero es ya dueña de un récord que no tiene desafío ni sombra: con ocho mandatos, es el legislador/a que más tiempo ha tenido una banca en el Congreso. Terminó todos, salvo el que interrumpió para ser ministro de Trabajo de Eduardo Duhalde.

Monzó, según los muchachos peronistas

En esos cónclaves se devanó la trama de la crisis del oficialismo en el Congreso, que afecta a un amigo de todos ellos, Emilio Monzó, a quien llaman —con cariño— “Caminito” (”una sombra ya pronto serás”). El presidente de la Cámara es amigo de la vida de Massa y se ha criado en política, en la 4° sección electoral de Buenos Aires en competencia con Randazzo. El análisis de la peña en casa de Massa de su decisión de dejar la banca pone el acento en el agotamiento de la paciencia de Monzó en diciembre, cuando fue despojado del rol de negociador con la oposición y reemplazado por el jefe de Gabinete. “Conozco conversaciones de Peña muy descalificantes para Emilio”, le dice uno que no voy a nombrar para no sentarme sobre el timbre. Ese final coincide con el cataclismo de Cambiemos de finales de 2017, cuando fue al Congreso con tres proyectos, sacó uno, reforma previsional, que le costó 15 puntos de apoyo en las encuestas, y perdió dos: le afeitaron la reforma fiscal, que permite que haya provincias que aumenten Ingresos Brutos, el tributo que debía desaparecer, y quedó en el camino la reforma laboral que ahora reaparece en el horizonte. El clímax llegó con el debate de tarifas, en aquella sesión especial que pidió la oposición, y fracasó por la salida del extravagante salteño Olmedo. Monzó quedó agotado en esos trajines

Fuente: Clarín

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257