Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Domingo, 19 de Agosto de 2018

Un presente que abre grietas en el oficialismo

Claudio Jacquelin

(Buenos Aires - 30/04/2018) Dos presentes, dos futuros, dos mundos, dos países, dos gobiernos. Dos formas de hacer política. Si la dicotomía se diera entre oficialistas y opositores, solo se trataría de una radicalización de las dinámicas naturales de la política. Cuando la divergencia en la percepción de la realidad llega a ciertos extremos dentro de una misma fuerza, sorprende. Y cuando se registra dentro del oficialismo, alarma.

La actualidad que preocupa a un vasto arco de miembros de Cambiemos, integrado por unos pocos integrantes del gabinete que se animan a expresarlo, legisladores y dirigentes de los tres partidos de la coalición oficialista y funcionarios de Pro de gobiernos distritales, contrasta férreamente con la cotidianeidad que describe y el futuro que proyecta el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

"Estamos muy bien. Fue una semana con señales muy positivas". Con esta aseveración comenzó el viernes por la tarde el diálogo de Peña con este cronista. El combo de la disputa por las tarifas , que el Gobierno está a punto de perder en el Congreso, y la inflación indómita, que le ha provocado una caída de entre 6 y 9 puntos en imagen, sumado a la disparada del dólar , que le costó al Banco Central la pérdida de reservas por US$4300 millones en solo una semana, son para Peña problemas esperables y coyunturales. Para los otros, son luces de alerta de que algo no está bien y, peor aún, de que algo no se quiere aceptar. El jefe de Gabinete replica que hay señales estructurales alentadoras, como el récord de ofertas para participar en los programas de obras públicas de participación público-privada (PPP) y el aumento del 5,1% de la actividad económica en febrero, aunque admite que en los próximos registros se producirá una desaceleración por los efectos de la sequía . Con extraordinaria convicción afirma que no hay desconfianza externa sobre el rumbo del país y augura que la inflación empezará a ceder el mes próximo. Lo mejor no solo está por venir, sino que no tiene dudas de que va a llegar. Sus aciertos político-electorales siguen abriéndole crédito ante los agnósticos, aun en materias en las que no exhibe los mismos pergaminos.


ADEMÁS

Cambiemos: la UCR evalúa si conviene pelear la interna con una fórmula propia

El macrismo busca 20 votos para bloquear la jugada del PJ
No hay lugar en los dos principales despachos de la Casa Rosada para las objeciones internas y los análisis críticos de analistas independientes respecto de la acumulación de tensiones simultáneas en los frentes político y económico. Adjudican las críticas a falta de información calificada a la que solo ellos estarían accediendo, a dirigentes que han perdido peso dentro del oficialismo o que no asumen su responsabilidad como oficialistas y a intereses de sectores perjudicados por sus políticas.

Frente a tal disparidad de visiones empieza a ponerse en cuestión la forma de hacer política de Cambiemos y la comunicación que existe hacia dentro de la coalición. La tardía aparición de Macri para explicar las alzas de tarifas desde Vaca Muerta el lunes pasado y su columna publicada ayer en el diario El Litoral, de Santa Fe, casi un mes después de que desde las filas propias surgieran los primeros llamados de atención, resultan elocuentes ejemplos. Fue como aconsejar a la gente sobre la conveniencia de comprar matafuegos cuando ya se les estaba quemando la casa, resumió uno de los críticos que dice no sentirse escuchado.

La situación parece la consecuencia ineludible de la concepción política mecanicista que encarna el Presidente y su núcleo más cercano. "Haciendo lo que hay que hacer" no sería solo un eslogan propagandístico para resaltar a un gobierno que gestiona y hace, sino también una definición de roles y funciones. Cada parte del oficialismo, sea funcionario del Poder Ejecutivo o legislador, es vista como un engranaje de una gran maquinaria con un manual preestablecido de funcionamiento. Allí la palabra no aparece como una herramienta de construcción, salvo en tiempos electorales, ni el diálogo como un elemento de cohesión. La construcción de relaciones personales, más allá de quienes comulgan o adscriben a una misma visión, también aparece en el debe.

De todo eso se quejan en reserva desde distintos sectores del oficialismo. Para ellos, el anuncio de retiro anticipado del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, es un síntoma de esa concentración creciente del poder y de la toma de decisiones, sin margen para la disidencia, sin espacio para el debate abierto ni paciencia para con los díscolos. Nadie excluye la cuota de motivos que pudo haber aportado Monzó para perder su lugar en la mesa chica.

Una reciente disposición de Peña, con el aval de Macri, para que los integrantes del Poder Ejecutivo solo hablen on the record con los periodistas no fue vista en este contexto como un plan para ampliar la información ni para mejorar la calidad de la comunicación, sino como una forma de controlar más lo que se dice. Cuando el clima empeora, abundan las suspicacias.

En la Casa Rosada minimizan los efectos de decisiones como la de Monzó, aunque los analistas de opinión pública los incluyen entre los hechos que dañan la imagen del Gobierno para tomadores de decisiones, que empiezan a temer por la cohesión del oficialismo cuando todavía le queda mucho por hacer para darle sustentabilidad a su proyecto. No se les escapa que sigue en minoría en un Congreso donde los opositores empiezan a encontrar incentivos para actuar juntos.

Los asesores presidenciales tal vez deberían tomar nota de la inusual cantidad de consultas recibidas en la Argentina desde fondos de inversiones y analistas financieros del exterior, inquietos por las turbulencias de estos días, que muy probablemente toquen un pico esta semana si, como se prevé, los disputados opositores logran aprobar un proyecto para reformular las alzas de tarifas. El Gobierno busca llevar calma con el anticipo de que si el proyecto es convertido en ley, la vetará. No ha dicho cuál es su cálculo de los costos políticos de la medida. Sí habla del costo económico-financiero que tendría un traspié de su programa para avanzar hacia la eliminación de los subsidios al consumo de energía, que engordan un déficit fiscal cada vez más duro de financiar, como lo ha dejado trascender el propio Macri.

En la Casa Rosada confían en el diagnóstico de Peña de que esta suma de males es solo coyuntural y que en pocos meses empezarán a percibirse mejoras en la economía, tanto macro como micro, para aventar fantasmas y aplacar reverdecidas ilusiones del peronismo. Ya consumido más del 60% del mandato y con más por hacer que lo ya hecho para concretar el "país normal" prometido, necesitará una fuerte inyección de oxígeno en este terreno.

Falta aún, pero a la salida de Monzó, que cada vez se pone más en duda que llegue al 10 de diciembre, deberá sumar que no contará en un eventual segundo gobierno con otros dos legisladores claves en la primera mitad de su gestión. El presidente del bloque de diputados de Pro, Nicolás Massot, ya ha dicho que no quiere seguir en la Cámara y evalúa ofertas del sector privado por si no le llega la oportunidad de ocupar un cargo relevante en el Poder Ejecutivo. A él se suma el jefe de la bancada peronista en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, la mejor ayuda con la que ha contado el Gobierno en la Cámara alta, aunque en su caso el alejamiento empieza a percibirse paulatinamente a medida que crece en su rol de armador del justicialismo poskirchnerista.

La ansiedad electoral ha empezado a crecer dentro y fuera del oficialismo y la marcha de la economía no está funcionando como ansiolítico eficaz. Son pocos y serán menos los que quieren compartir costos. Ya se lo están haciendo sentir los gobernadores peronistas con una situación fiscal más aliviada.

Para seguir perteneciendo al club de los dialoguistas, algunos mandatarios del PJ quieren asegurarse sus privilegios, pero eso tiene costos para el Gobierno.

En medio de la disputa por las tarifas en Diputados y mientras el Ejecutivo les pedía a sus legisladores que resistieran a pie firme, Macri recibió al gobernador peronista Juan Schiaretti. El enojo y el desconsuelo de los diputados cordobeses de Cambiemos por no haber sido avisados de que se venía esa foto trascendió las paredes del Congreso. Consecuencias de la arquitectura modular electoral del macrismo.

No parece difícil entender, así, la diferencia de visiones y percepciones entre las partes que integran la coalición. Pero no se advierte vocación desde el vértice del poder por modificar o atenuar el mecanicismo político en busca de recuperar la cohesión interna. La confianza en que llegarán los buenos resultados y en que los logros curarán heridas anestesia cualquier atisbo de autocrítica. Aunque no faltan socios fundadores de Pro que empiezan a reclamar alguna revisión antes de que las cosas se compliquen más.

Fuente: LA NACIÓN

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257