Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Facebook, negocios y política en Argentina

DARÍO TROPEANO

(02/04/2018) A veces creemos solamente lo que conviene a nuestro egoísmo, al que colocamos por encima de la realidad; a veces nos equivocamos, otras nos manipulan y no es posible advertirlo.

Desde este diario, hace ya casi 8 años (“Facebook y el derecho a la intimidad” 4/5/10) advertimos sobre las circunstancias y alcances de la creación de la red social. Debo dejar en claro que estas vías de interacción masiva entre las personas proporcionan múltiples facilidades e instantánea comunicación. Pero las causas y beneficios de la humanidad no parecen ser las de ciertos grupos de poder que, cada vez más reducidos, imponen un modelo de control social que se acrecienta día a día. Es indudable el blindaje mediático que acompaña al actual gobierno nacional, tanto es así que el modelaje de la realidad diaria en nuestro país no otorga verdadera exposición al enorme impacto mundial que ha generado el “escándalo Facebook”.

No se trata de que se haya filtrado información privada de millones de usuarios a través de la empresa inglesa Cambridge Analytica, no se trata solamente de millones de dólares obtenidos por la venta de datos. Facebook ha sido una creación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a través del fondo de inversión In-Q-tel como lo explicáramos en aquella nota hace años. En realidad su combinación funcional es con la empresa que controla Cambridge Analytica, la firma NCL Group, de vinculación directa con los servicios de inteligencia británicos. Es interesante recorrer la página web de estas compañías para que tengamos conciencia del mundo en que vivimos. Desde hace un par de años se conoce la existencia de un grupo secreto de Facebook a cargo de Katie Harbath –directora global de Política y Gobierno de la compañía–, que dispone de programas de algoritmos para definir preferencias políticas y tendencias de los usuarios de la red social, así como la instalación de candidatos. Ese grupo ha manejado un ejército de trolls (personas que son contratadas para intervenir online en forma constante en comentarios de noticias, ataques a candidatos o personalidades públicas, instalación de noticias falsas, etc.). Esta información ya conocida hace tiempo ha sido revelada a través de una investigación de la agencia de noticias Bloomberg (autoría: Lauren Etter, Vernon Silver y Sarah Frier, 21/12/17).

Allí se afirma que este grupo ha influido en el resultado de las elecciones de la India, Filipinas, Nigeria, los EE. UU. y la Argentina, entre otros.

Katie Harbath visitó nuestro país en abril de 2015 trabajando con el equipo de comunicación y propaganda de Cambiemos, el partido político que triunfó en los comicios. Dio incluso entrevistas en medios de comunicación (“La Nación”, “Infonews”) y verificó una serie de datos sensibles respecto a la utilización de Facebook en la Argentina. Entre ellos que en el año de las elecciones presidenciales existían 25 millones de usuarios activos cada mes, que ingresaban a la red social al menos una vez cada 30 días en un promedio de 40 minutos por día, en intervalos de 2 o 3 minutos, en una cantidad de 17 millones usuarios diarios.

La situación es más alarmante aún si consideramos que la empresa que controla Cambridge Analytica, la referida SCL Group, instaló sus oficinas en Buenos Aires (en la calle Arenales del barrio de La Recoleta) en el 2015, antes de las elecciones. La firma es contratista del Ministerio de Defensa del Reino Unido y ha participado en las campañas de desinformación para provocar la desestabilización en Libia, Siria e Irak y en la campaña de elección presidencial de Barack Obama del 2008 (cuando se aplica masivamente por primera vez esta herramienta de inteligencia), lo que le valió formalizar contratos con organismos de defensa de los EE. UU. No hay duda de que el gobierno actual contrató a dicha empresa experta en manipulación y direccionamiento en redes sociales (incluyendo Twitter), la que se ha relacionado con funcionarios que actualmente ocupan la jefatura de Gabinete y controlan una oficina de seguimiento de redes sociales. El director de contenidos de redes de la Presidencia de la Nación explicó (“Infobae” 17/11/16) cuál es la imagen del presidente que quiere darse en cada red social y que Facebook era la plataforma más importante para ellos dado que en la campaña permitió mostrar al candidato cerca de la gente, producir emociones y conectar con situaciones con las que nunca antes se habían conectado los políticos. En los análisis psicopolíticos la respuesta emocional a través de los “me gusta” que cada persona marca en su Facebook son de enorme interés. Toda esa información se la compara con un análisis de sentimientos del usuario a través de algoritmos de inteligencia artificial y procesamiento del lenguaje que proporcionan una imagen más definida de la personalidad de cada uno de ellos.

En las redes sociales se reemplaza el espacio público y no se genera ningún discurso, el que se empobrece cada vez más. Allí somos individuos aislados que dejamos de ser una entidad política capaz de producir cambios, asaltados en nuestra conciencia mediante una manipulación que nos dirige hacia intereses que no son los nuestros, y menos aún el de las mayorías. ¿Estamos frente a la democracia moderna o somos humanos sin conciencia social direccionados como máquinas?

*Abogado, docente de la Facultad de Economía de la UNC

En las redes sociales se reemplaza el espacio público y no se genera ningún discurso. Allí somos individuos que dejamos de ser una entidad política capaz de producir cambios.

Fuente: Diario Río Negro

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257