Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Viernes, 20 de Julio de 2018

UNA HISTORIA TRISTE

Más de medio siglo de saqueos y planfletos electorales con distintos colores políticos

Adrián Luciani / aluciani@lanueva.com

El desguace de los ferrocarriles comenzó en los 60, pero en los últimos 25 años se terminó el trabajo.

(Bahía Blanca - 12/03/2018) Apenas 25 años bastaron para resumir a cenizas lo que fue el mayor motor de desarrollo local y regional.
Si bien el desguace de los ferrocarriles comenzó en la década del ’60, cuando la motorización del país hizo poner el acento en los camiones, los ómnibus y los automóviles, el saqueo se acentuó en las últimas décadas, con una extraña paradoja: mientras en público los gobernantes decían una cosa en la realidad terminaban haciendo otra.
Luego del menemismo, que con un mensaje directo y descarnado privatizó y desmanteló todo lo que pudo, vinieron otras administraciones que utilizaron al tren como un panfleto electoral, apelando a la nostalgia de varias generaciones que aún siguen amándolo.



Y la lista de demagógicos anuncios involucra a todo el arco político, desde aquel candidato a presidente por el radicalismo que en 1995 llegó a Bahía en un tren que jamás regreso hasta el relato kirchnerista, iniciado en 2005 cuando Néstor anunció a los cuatro vientos la derogación del decreto firmado por Carlos Menem, en 1992, que había sellado la desaparición de los trenes de pasajeros de larga distancia en la Argentina.
Poco después su secretario de Transporte, Ricardo Jaime fue quien anticipó un acuerdo con España por 1.100 millones de dólares para la compra de trenes usados que iban a estar destinados a reforzar los servicios urbanos y suburbanos del área metropolitana, pero también a sostener la rehabilitación de los trenes de pasajeros al interior, por caso el Buenos Aires–Bariloche, pasando por Bahía.
El resultado es conocido por todos. Luego fue Cristina Fernández la que continuó la estrategia de llenar con anuncios los días previos a los actos electorales.
Incluso se llegó al punto de perfeccionar esos métodos propagandísticos. Por ejemplo, a mediados de 2009 la jefa de Estado se comunicó por teleconferencia con la ciudad bonaerense de Lincoln para reinaugurar el servicio con la pampeana Realicó, que había sido desafectado muchos años antes.
Sin embargo, pese al acto desarrollado con bombos y platillos donde todos los presentes aplaudieron ilusionados el paso de un coche motor de la empresa TBA, esa formación regresó a Buenos Aires y jamás volvió.

Fuente: La Nueva Provincia

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257