Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Sábado, 18 de Agosto de 2018

Mestre, dispuesto a desafiar al dedo de Macri

Por Julián Cañas

Mestre sabe que es el dirigente más resistido en la Casa Rosada, pero cree que puede ganar en una elección interna.

(Córdoba - 10/02/2018) En su visita del miércoles pasado a Córdoba, de poco más de cinco horas, Mauricio Macri no dijo una palabra sobre política. Sólo hizo algunos gestos. Eso no significa que el Presidente no esté pensando en el futuro de Cambiemos local, en un distrito al que considera como “propio”.

En los últimos meses, Macri no habló de manera personal con ningún dirigente cordobés sobre el escenario provincial.

El que sí lo hizo fue su vocero más fiel y quien mejor interpreta y difunde su pensamiento político: el jefe de Gabinete, Marcos Peña.


A mediados de enero, el coordinador de los ministros les dijo a dos dirigentes cordobeses, uno macrista y otro radical: “El Presidente cree que en Córdoba no hay otra salida que una interna abierta entre todos los candidatos”.
Para algunos, puede ser una buena noticia que el postulante de Cambiemos salga de una interna.

Por ejemplo, el intendente Ramón Mestre está convencido de que saldría triunfante en una pulseada dentro de Cambiemos.

No obstante, como lo admitió un legislador nacional macrista, de darse ese escenario, el ganador de esa disputa interna difícilmente se convierta en “el candidato” del Presidente.

Si Cambiemos provincial no encuentra el camino para consensuar un nominado, Macri no se va a involucrar en una pelea interna.

En un país presidencialista como el nuestro –realidad que el macrismo no modificó, más allá de su discurso de cambio–, si el candidato a gobernador por Cambiemos no sale del dedo de Macri, lo más probable es que no cuente con su total respaldo.

Esa sería una buena noticia para Juan Schiaretti. El gobernador entiende que puede tener dos potenciales rivales complicados: los 20 años del PJ en el gobierno y un Macri fortalecido, metido de lleno en la pelea por el poder en Córdoba.

Esto no significa que el Presidente vaya a desconocer al candidato de Cambiemos, aunque macristas y radicales saben que no será lo mismo un candidato que surja de la Casa Rosada que otro que salga de las urnas.

Mestre conoce esta situación y parece el más entusiasmado.

Aunque no lo admitirá de manera pública, el intendente capitalino está dispuesto a competir en una interna abierta con sus rivales. Incluso contra Héctor Baldassi, quien podría tener el apoyo de Macri.

El miércoles pasado, este fue el único aspirante a gobernador que se subió al avión presidencial.

Mario Negri, otro de los potenciales candidatos, por su rol estratégico de presidir el interbloque Cambiemos en Diputados, también cree que puede tener la bendición de Macri.

En la recorrida del miércoles, el Presidente lo distinguió sumándolo a todas las actividades que realizó en Córdoba.

Mestre sabe que de los tres mencionados precandidatos que ya empezaron “a caminar” la provincia, es el que menos entusiasmo genera en el despacho presidencial.

El intendente analiza sus próximos pasos. Entre sus íntimos, soltó algunas pistas. Siente que es el opositor a Schiaretti que mayor poder territorial puede exhibir, sobre todo en la UCR provincial.

Tiene decidido jugar fuerte para ser el candidato a gobernador de Cambiemos.

Esto no es nuevo para Mestre. El año pasado estuvo a dos minutos de romper la alianza Cambiemos, para tratar de imponer a Diego Mestre en la boleta.

Lo logró a medias. Su hermano ocupó el quinto lugar y no el tercero, como pretendía el intendente, pero coló a tres dirigentes de su sector entre los cinco primeros lugares. Los otros dos fueron para el macrismo.

Aunque la interna de Cambiemos aún no se recalentó, Mestre parece dispuesto hasta a desafiar al dedo del Presidente.

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257