Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Sábado, 22 de Septiembre de 2018

PROYECTANDO A 2019

El radicalismo mira con preocupación el avance macrista en los municipios

Teme quedar reducido a una expresión de gobierno en los distritos más pequeños. La pelea por Mar del Plata, un caso testigo

(LA PLATA - 11/02/2018) INTENDENTES Y LEGISLADORES RADICALES JUNTO AL VICEGOBERNADOR DANIEL SALVADOR/ARCHIVO

El radicalismo bonaerense mira con inquietud su futuro dentro de Cambiemos. Analiza escenarios y proyecta hacia 2019 con no pocos interrogantes en relación al rol que tendrá el partido dentro de la alianza gobernante.

Si el esquema oficial no registra algún cambio abrupto, María Eugenia Vidal irá por la reelección. Eso es lo que menos preocupa a la UCR. Lo que mantiene en vilo a no pocos dirigentes es cómo hará el partido para influir en el armado electoral en el que el PRO amenaza como monopolizar las candidaturas de los principales distritos.

El macrismo se ha puesto como objetivo ir por varias comunas del Conurbano hoy en manos del peronismo. Avellaneda, Hurlingham, Ituzaingó y Escobar, entre otras, están en la mira oficial. Para ninguno de ellos se piensa en un radical. No habrá allí postulantes a intendentes de boina blanca: por el contrario, estarán todos pintados de amarillo.

Hay otros casos emblemáticos. En Quilmes gobierna el macrista Martiniano Molina y su gestión ha sido blanco de no pocos cuestionamientos. “Allí podríamos ofrecer un hombre del partido”, dicen en la UCR, pero todo indica que el PRO empujará la reelección del mediático chef.

En Mar del Plata existe hoy un punto de extrema fricción entre los socios electorales. Allí gobierna Carlos Arroyo, un vecinalista que se sumó a Cambiemos y que es cuestionado fuertemente por el equipo de Vidal.

La Gobernadora no quiere saber más nada con Arroyo y ya puso en marcha su propia alternativa electoral: resolvió empujar como candidato a intendente al diputado nacional Guillermo Montenegro. El ex embajador en Uruguay nació en la Feliz, pero se fue de chico. Acaba de realizar el cambio de domicilio y ya trajina las calles marplatenses con el objetivo de suceder a Arroyo.

La cuestión en Mar del Plata es que el PRO decidió empujar a un hombre del macrismo sin reparar en que el radicalismo tiene dirigentes conocidos para ofrecer.

Una de ellas es Vilma Baragiola. La concejal perdió la interna de Cambiemos con Arroyo en 2015, pero es una dirigente conocida y de buena imagen. Los radicales podrían además aportar el nombre de Maximiliano Abad, el presidente del bloque de diputados provinciales de Cambiemos. Pero el PRO ya decidió por Montenegro. ¿Habilitará las Paso en Mar del Plata? Baragiola avisó que quiere competir.

“Acá lo que está en juego es el futuro del partido. Gobernamos el 40 por ciento de los distritos, pero apenas representan el 6 por ciento del territorio”, diagnostican con crudeza en la UCR. Y visualizan que la hegemonía del PRO se hará aún más marcada si se concretan las victorias que se esperan en algunas de las comunas del Conurbano que controla el peronismo.

No pocos radicales observan ese posible escenario con preocupación. “El macrismo acumulará aún más poder territorial”, analizan. La cuenta es sencilla: las comunas del Conurbano que gobierna Cambiemos están en manos del PRO o dirigentes afines. Lo propio ocurre en distritos grandes o medianos del Interior como Bahía Blanca, Junín o Pergamino. La excepción es Tandil donde se sostiene el histórico Miguel Lunghi.

“El próximo armado electoral no va a ser fácil”, vaticinan en la UCR. Ya tomaron nota de que el macrismo va por los distritos del Conurbano y por las cabeceras de las secciones. El desafío será como evitar quedar confinado a los distritos más pequeños de la Provincia

Fuente: El Día

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257