Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Lunes, 28 de Mayo de 2018

La ordenanza que abrió la puerta

Por Diego Peralta*

La iniciativa fue promovida por el Departamento Ejecutivo Municipal para el sector noroeste de la ciudad, pero durante el debate en el Concejo Deliberante se amplió el alcance a toda la jurisdicción del ejido municipal.

(Córdoba - 27/01/2018) La ordenanza 12.399, sancionada en marzo de 2015, establece requisitos funcionales mínimos, normas de localización y condiciones de ocupación para los emprendimientos que alberguen usos comerciales o administrativos por desarrollarse en aquellas zonas en las que las ordenanzas de ocupación del suelo establezcan límites al número máximo de unidades funcionales o unidades de vivienda.

La iniciativa fue promovida por el Departamento Ejecutivo Municipal para el sector noroeste de la ciudad, pero durante el debate en el Concejo Deliberante se amplió el alcance a toda la jurisdicción del ejido municipal.

Dicha ordenanza establece los distintos tipos y escalas de emprendimientos, entre ellos los comerciales, y habilita la posibilidad de desarrollar emprendimientos comerciales o mixtos de escala barrial (hasta 300 m2 y desarrollo en altura menor a 7,50 m) o de escala sectorial (entre 300 m2 y 1.000 m2) prácticamente en cualquier lugar de la ciudad.


Su impacto se observa, por caso, a lo largo de la calle Luis de Tejeda. A partir de esa norma, se ha transformado irreversiblemente el histórico perfil residencial de la zona por uno comercial. El cambio ha sido abrupto y descontrolado, y ha generado, además, conflicto entre los vecinos del sector por la incompatibilidad de actividades.
PRIMER PLANO. Éxodo de vecinos en los nuevos polos de gastronomía

RELACIONADAS
“No queremos ser la próxima Luis de Tejeda”
La Municipalidad dice que hará más controles

Éxodo de vecinos en los nuevos polos de gastronomía
La normativa no prevé la necesidad de contar con infraestructura o con servicios básicos para el desarrollo de determinadas actividades comerciales, principalmente gastronómicas. Esto acarrea, por ejemplo, importantes problemas en el tratamiento de los efluentes cloacales o en la recolección de residuos sólidos, producto de la actividad.

En cuanto a estacionamiento, sólo se obliga a disponer de un espacio en el interior de la parcela cada 100 m2 de superficie cubierta para los locales que cuenten con más de 300 m2 o más de cinco unidades funcionales, requerimiento insignificante con relación a la cantidad de vehículos que estos locales convocan.

Otra situación preocupante es la demolición de construcciones típicas de uno de los barrios residenciales más tradicionales, incluso en algunos casos la intervención sobre inmuebles con protección patrimonial.

*Arquitecto

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257