Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Viernes, 23 de Febrero de 2018

Un puente histórico en el portal de la Puna jujeña

El Puente del Diablo, se encuentra en el pueblo de Tres Cruces, límite norte de la Quebrada de Humahuaca, a 4100m.s.n.m.. Un lugar inigualable y con una historia particular desde la lucha por la Independencia.

(Jujuy - 19/01/2018) Este puente es un lugar mítico que puede ser visitado, llegar hasta allí implica viajar hasta Tres Cruces, desde San Salvador de Jujuy por ruta Nacional N°9, luego la travesía debe hacerse a pie, extendiéndose unas 5 horas aproximadamente, con una dificultad intermedia.

Enclavado a 3690 metros sobre el nivel del mar, el pueblo de Tres Cruces está ubicado en el límite norte de la Quebrada de Humahuaca, a 185km de la ciudad de San Salvador de Jujuy. Desde Humahuaca se llega por la Ruta Nacional 9 recorriendo tan solo 50km la mayor parte de ellos a la vera del Río Grande rodeados por paisajes de belleza única.

En tres cruces el clima es más frío, seco y ventoso que en la Quebrada. Acceder al Puente del Diablo, implica ascender a una altura de 4100 metros sobre el nivel del mar por lo que se recomienda estar en buena condición física para poder llegar; hidratarse bien todo el tiempo, llevar alimento liviano y abrigo.

La entrada a Tres Cruces desde el sur transcurre durante algunos kilómetros paralela a la serranía homónima, mejor conocida como el “Espinazo del diablo”, con sus particulares cerros rayados en tonalidades verdes, grises y marrones. Esta formación geológica surgida en la Era Terciaria (hace unos 65 millones de años) flanquea la ruta como si fuera una manada de dinosaurios dormidos. Hacia la mitad de este onírico recorrido es posible divisar una peculiar formación de piedra que en la cresta une dos cerros: es el Puente del Diablo.

En verano, los arroyos aledaños pueden crecer repentinamente por lo que se deberá tener en cuenta este factor; por lo que será interesante contar con la compañía de un guía local para evitar cualquier imprevisto al no conocer el lugar.

Existe una leyenda popular, manifestando que el Puente del Diablo tuvo su origen en la época de las luchas por la Independencia.

“Dicen que en aquellos tiempos un grupo de soldados trepó hasta lo alto de esa sierra huyendo de tropas realistas. Pero, una vez arriba, cayeron en la cuenta de que el camino elegido terminaba en un precipicio insalvable. Resignados a morir en una lucha desigual, se prepararon para pernoctar. Mientras acampaban, los soldados escucharon a su capitán suspirar: “Por un puente aquí mismo, le daría mi alma al diablo”. La primera sorpresa sucedió al oscurecer, cuando se presentó en el campamento un extraño jinete que montaba un caballo negro y que, encarando al capitán, le aseguró que podría construir en breve tiempo, un puente entre ambos cerros que permitiría escapar a sus hombres. Claro está que este ofrecimiento tenía un precio: si el puente quedaba terminado antes de que el gallo cantara tres veces, el capitán debería entregar su alma al jinete misterioso. Sin embargo, el capitán aceptó el trato y el jinete desapareció al galope en la oscura y silenciosa noche. Repentinamente comenzó a escucharse el sonido de picos golpeando la piedra. Pasada la medianoche y al escucharse el canto lejano de un gallo, el sonido se intensificó. El capitán comprendió inmediatamente qué estaba sucediendo y, de rodillas, empezó a orar. Al oírse el segundo canto del gallo el ruido de los picos contra la piedra se hizo ensordecedor y llevó a que todos los soldados acompañaran al capitán en su rezo. Pasadas las horas, un leve fulgor comenzó a indicar que se aproximaba el alba. El capitán y sus soldados apenas levantaron la vista y bajo esa claridad atisbaron un puente de piedra al que le faltaban apenas unos centímetros para alcanzar al otro cerro. Todos cerraron los ojos y se santiguaron, mientras en ese preciso momento el gallo cantaba por tercera vez. El sonido de los picos cesó al instante y una explosión generó una nube de vapor azufrado. Luego, el silencio habitual retomó el lugar como si nada hubiera ocurrido. Mientras el nuevo día despuntaba, los soldados y su capitán ya estaban en marcha, cruzando el puente hacia el norte, ganando distancia del enemigo.”

Fuente: El Tribuno

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257