Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Domingo, 24 de Junio de 2018

UN ESPEJO DONDE MIRARSE

Cantamutto: “Existe riesgo alimentario por los procesos de desertificación”

Guillermo D. Rueda

El director del INTA Ascasubi participó de las jornadas de lucha contra la problemática desarrolladas en la ciudad china de Beijing.

(30/12/2017) Definitivamente, la degradación de los suelos se ha consolidado como una problemática que excede los alcances de las fronteras. El tema no es menor cuando un proceso afín se aprecia en el sur del sudoeste bonaerense, en una de las zonas productivas más áridas del país.

“Se estima que una cuarta parte del planeta está afectada por procesos de desertificación y, como consecuencia de ello, se pone en riesgo alimentario a un quinto de la población mundial”, dijo el doctor Miguel Angel Cantamutto, director de la EEA del INTA Ascasubi, al regreso del congreso sobre lucha contra la desertificación desarrollado la última semana en Beijing, China.

Expertos de todo el mundo —entre ellos Cantamutto— expusieron sobre el estado de situación en sus países.



Miguel Angel Cantamutto, director del INTA Ascasubi.

“El lugar elegido no es un detalle sin valor, ya que los índices de China, mediante la implementación de medidas efectivas, denotan una marcada reversión de la degradación”, agregó.

Luego de la gran inundación de 1998 y de las grandes voladuras del presente siglo, China comenzó a implementar programas de reconversión de tierras con financiación del gobierno central.

“Se apunta, por ejemplo, a reconvertir las tierras de las zonas semiáridas de agrícolas a pastoriles. También se está reforestando activamente, lo que ha conducido a que China sea una de las principales potencias mundiales en materia de recursos forestales”, contó.

“Debido a la multiplicidad de organizaciones territoriales de China, al exceso de presión agrícola y la tenencia precaria de la tierra, las modalidades de direccionamiento tecnológico toman ribetes particulares”, indicó.

“Entre los incentivos que se utilizan se destaca el beneficio de extender a 70 años la tenencia de la tierra a aquellos productores que apliquen adecuadas medidas de conservación del recurso”, añadió Cantamutto, en diálogo con “La Nueva.”.



En Beijing, el suelo desnudo se cubre con mallas plásticas para evitar la emisión de polvo.

También dijo que, en el noroeste del país asiático, se han desarrollado importantes capacidades para la forestación de dunas, que amenazan la circulación en carreteras del desierto.

“Los programas de investigación y desarrollo han detectado especies altamente tolerantes a la sequía, como el tamarisco, con los que se han construido barreras laterales de protección contra la invasión de las dunas”, sostuvo.

“También han desarrollado sistemas de irrigación con aguas salinas y variedades de trigo tolerante a la alcalinidad. Para la explotación comercial del desierto han desarrollado técnicas para cultivar la planta holoparásita de las raíces de tamarisco Cistanche sp., que posee propiedades medicinales y alcanzan un alto valor comercial”, añadió.

Cantamutto dijo que le resultó muy novedoso el empleo de mangas biodegradables para fijar dunas.

“Las mangas, de unos 6 centímetros de diámetro, se rellenan con arena y se disponen en cuadrícula sobre la duna a fijar. Frenan el movimiento superficial del aire y detienen el traslado de la arena. Esto posibilita que puedan crecer algunas especies colonizadoras que, finalmente, formarán una cubierta vegetal protectora”, detalló el directivo del INTA.



También comentó que una mención aparte merecen los trabajos de mejora ambiental realizados por el gobierno en un amplio cinturón agrícola alrededor de Beijing.

“Allí se impulsa la reconversión del uso de la tierra hacia cultivos perennes, incluyendo la jardinería, para evitar las voladuras de suelos que comprometen el aire de la capital”, afirmó.

“También, para disminuir la polución ambiental en la ciudad, los suelos desnudos de plazas en reparación u obras en construcción deben permanecer cubiertos con mallas plásticas, evitando así la emisión de polvo”, dijo.

Según comentó Cantamutto, los funcionarios de China se mostraron predispuestos para colaborar en la lucha contra la desertificación en los países en vías de desarrollo, aportando recursos económicos para reuniones, entrenamientos y unidades demostrativas, por ejemplo.

“Se propicia consolidar un observatorio global de las tierras de secano que enfatice la preservación de este recurso esencial para la alimentación mundial”, aseveró.



“También proponen elaborar un catálogo de desiertos naturales, que destaque las riquezas de esos ecosistemas y el valor de la herencia a preservar. Es por ello que se promocionan mecanismos de cooperación bilaterales, o multilaterales, tal como el existente entre China, Mongolia y Corea, invitando a Rusia, Japón y Corea del Norte”, dijo.

Para el director del INTA, la experiencia sirvió para posicionar a la región del SOB en el contexto internacional de los países sensibilizados en esta problemática.

“Las prácticas que estamos implementando son inobjetables, y altamente efectivas, aunque el grado de adopción es todavía muy bajo. Los condicionantes socioculturales, bajo los cuales se implementan las prácticas conservacionistas, ofrecen marcadas discordancias, condicionadas ellas por el grado de injerencia legal sobre la actividad de los usuarios de la tierra”, comentó.

“En realidad, nuestra región, y nuestra sociedad, aún deben encontrar el camino para poder actuar con mayor firmeza sobre una situación que nos compromete a todos”, manifestó.

¿Y nuestra región?
Según dijo Cantamutto, el estado de situación y las acciones para la lucha contra la desertificación en el extremo austral bonaerense, son análogas —en general— a las utilizadas en otras regiones del mundo amenazadas por la degradación de los suelos.

“En Rusia, aunque se reconoce el valor tecnológico de la labranza cero, la adopción de la práctica se limita por la reticencia de los productores”, sostuvo.

“Las grandes extensiones que se siembran, así como la disponibilidad de nuevas tierras, desalientan el empleo de esta mejora tecnológica”, agregó.

En este sentido, el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, junto al Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS), han comenzado a facilitar la adopción de prácticas conservacionistas.

“Mediante el Proyecto BIRF15041AR se han fortalecido acciones de conservación de suelos en escuelas, universidades, institutos y municipios del sudoeste bonaerense”, indicó.

“El empleo de prácticas de combate de la desertificación, por parte de los productores, es acompañado por el INTA, a través de las EEA de Bordenave y de Ascasubi. Se espera que la adopción de las prácticas, por parte de una pequeña muestra de productores, ayude a consolidarlas y a amplificar el alcance geográfico de su aplicación”, explicó.

En Beijing, Cantamutto expuso los trabajos que se realizan en el sur del SOB para disminuir la tasa de desertificación que, en forma implacable, amenaza a los suelos.



“Los graves procesos de erosión en Puan, en Villarino y en Patagones, magnificados por la sequía del trienio 2007-2009 (con menos de 1.000 milímetros acumulados en ese período), resultan de mayor envergadura si tenemos en cuenta que se trata de suelos nuevos, con menos de un siglo de agricultura”, sostuvo.

“También, el rápido deterioro de los agroecosistemas se evidencia en la merma cuali-cuantitativa del agua para uso agropecuario, del área con monte natural y en la declinación de la fertilidad de los suelos”, explicitó.

Cantamutto comentó —en su exposición en Beijing—que el SOB es un ambiente muy vulnerable, altamente expuesto a drásticos procesos de deterioro por los ciclos hídricos, fuertes vientos, tormentas y fuegos espontáneos.

También que la UNS, el Cerzos, Corfo, el ministerio de Agroindustria y los municipios, con el acompañamiento del INTA, implementan investigaciones, desarrollos y transferencias para mitigar el flagelo.



“Las comunas de la región han efectuado planes forrajeros, donde se persigue disminuir la labranza de los suelos para cultivos anuales y transformarlos en pastizales con alto valor ganadero”, afirmó.

“También se está avanzando en la reforestación, tanto en la vera de las rutas nacionales como en establecimientos de productores. En los suelos del regadío se está avanzando con prácticas de forestación con salicáceas, que aprovechan el agua de la freática”, indicó.

“También se persigue aumentar la disponibilidad de agua de buena calidad para el riego de hortalizas, mediante la construcción de sistemas de captación de la lluvia y almacenamiento a campo”, amplió.

Acerca del proyecto BIRF15041AR
* Invitación: Cantamutto (foto) fue invitado a China tras la recorrida de cuatro expertos a Villarino y a Patagones, quienes respondieron a solicitud del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, para recorrer los sitios de intervención donde se desarrollan experiencias para revertir la desertificación.


* Actores: Se trata del Proyecto BIRF15041AR, coordinado por ese ministerio, en el que participan los municipios de Villarino y de Patagones; la UNS; el Cerzos; Vialidad Nacional y el Servicio Meteorológico Nacional.
* Mecanismo cooperativo: Las jornadas se desarrollaron en paralelo a la sesión del consejo directivo del mecanismo cooperativo para la lucha contra la desertificación, The Belt and Road, un mecanismo creado por China.

Fuente: La Nueva Provincia

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257