Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Domingo, 10 de Diciembre de 2017

El municipio arreglará una decena de antiguos relojes urbanos

Por Carina Bazzoni cbazzoni@lacapital.com.ar

Se trata de máquinas viejas, de cuatro o dos cuadrantes colocados sobre columnas.

(Rosario - 26/11/2017)
Dar una vuelta alrededor del antiguo reloj del parque Urquiza puede convertirse en un viaje a través del tiempo. En la cara que da al río, las agujas marcan las 12.50; en la que da al oeste son las 11.50 y los otros dos cuadrantes dan las 7.10 y las 10.50. Todo en el mismo mediodía de noviembre. Y no es el único reloj público fuera de hora: el del cantero central de Necochea y Pellegrini muestra las 2.30 y las 4.45, al mismo tiempo, y al aparato ubicado frente al Museo de Bellas Artes, en el parque Independencia, no le va mejor, directamente le rompieron una de sus caras y le robaron el mecanismo.

   Como parte de las acciones para recuperar el espacio público, desde la Secretaría de Ambiente del municipio se propusieron poner en hora una decena de relojes que están ubicados en intersecciones de calles, rotondas, plazas o parques. Son esas máquinas antiguas, de cuatro o dos cuadrantes, colocados sobre afiladas columnas de hormigón.

   Entre ellos, está el de avenida Belgrano y Sargento Cabral, uno de los diez primeros relojes colocados en la vía pública en Rosario. De acuerdo a publicaciones que se conservan en el Museo de la Ciudad, la iniciativa de marcar el paso de las horas en las calles rosarinas llegó a partir de 1940, durante la intendencia de Agustín Repetto.

   Otras publicaciones relacionadas con la historia de barrio Belgrano aseguran que el relojero belga Luis Vertrasten, quien donó a la Municipalidad el reloj de la plaza Bégica, de Zeballos y Colón, fue el encargado de legar y aún fabricar los cuerpos de casi todos los relojes públicos que durante años llevaron el tiempo en la ciudad.

Detenidos

Sin embargo, el cambio de época, el vandalismo urbano y la falta de mantenimiento los fue dejando fuera de hora, como al reloj del parque Urquiza, que enfrenta a la vieja estación del Ferrocarril Central Argentino, y funciona "cada tanto", según advierte una pareja que descansa en uno de los bancos del parque.

   El mantenimiento de los relojes públicos de la ciudad está a cargo de la Dirección de Alumbrado Público del municipio. La semana pasada, la dependencia publicó una licitación para "la provisión de mecanismos y automatización de relojes públicos".

   Se trata, según explica la memoria descriptiva del concurso de precios, de proveer a los relojes de mecanismos que les permitan funcionar "sin necesidad de ser sometidos a mantenimiento y dando siempre la hora exacta satelital".

   Para esto, se los proveerá de una nueva máquina y una unidad de control de reloj mediante GPS. Además de un sistema para la iluminación de los cuadrantes y un sistema de policarbonato antivandálico para cubrirlos.

   Los trabajos tienen un presupuesto de 775 mil pesos y, en esta primera etapa, alcanzarán para el recambio del mecanismo de los relojes ubicados en Provincias Unidas y 27 de Febrero, frente al cementerio La Piedad, Provincias Unidas y Mendoza, Mendoza y Avellaneda, Puccio y Rondeau, Necochea y Pellegrini, Pellegrini y Oroño, y 27 de Febrero y Oroño; además de los relojes de los parques Alem y Urquiza, y de Sargento Cabral y Belgrano.

   Los sobres con las propuestas para realizar los trabajos se abrián en diez días. Una vez adjudicadas, las tareas tienen un plazo de dos meses para dejar en hora una buena parte de los relojes públicos de la ciudad.

Aparatos elegantes y a la vez únicos en el mundoEl primer reloj público de Rosario fue el ubicado en la torre de la iglesia Catedral que da hacia el sur.
00:00 hs - Domingo 26 de Noviembre de 2017

El primer reloj público de Rosario fue el ubicado en la torre de la iglesia Catedral que da hacia el sur. Según relata Juan Alvarez en su Historia de Rosario, la máquina colocada en 1858 fue hecha "en la ciudad misma como exponente de su industria local", pero paradojas del destino "es fama que ese reloj jamás pudo marcar la hora exacta", dice el historiador.

   La anécdota se recupera en una serie de folletos sobre Relojes de Rosario que se conservan en el Museo de la Ciudad. El relevamiento fue realizado hace once años por el programa municipal de Preservación del Patrimonio, en el marco de un plan propuesto para recuperar y conservar "aquellos relojes que marcaron el tiempo de la ciudad".

   Ese inventario reúne 35 relojes públicos, de estaciones de trenes, iglesias, parques y edificios públicos. Están los más célebres, como el del Palacio Fuentes, el del Correo y el de la Terminal de Omnibus, y otros con historias menos conocidas.

   Por ejemplo, el de los antiguos Tribunales provinciales (actual sede de la Facultad de Derecho de la UNR) fue construido en París y colocado en enero de 1925. Es un reloj de carrillón de 10 campanas y en cada una de sus 22 esferas marcaba la hora de una ciudad del mundo. En otras cuatro, la salida y puesta del sol, fases de la luna y días de la semana.

   Según la publicación, "es el reloj más valioso de la ciudad y uno de los cuatro en todo el mundo, pero se encuentra desmantelado, quedando de él sólo el recuerdo de su sonido".

   El reloj de la Iglesia de Lourdes tiene también características únicas. Tiene un carrillón que dos veces al día disparaba la melodía del Angelus, a las 8 y las 20.

   Uno de los últimos en instalarse es el reloj de avenida Alberdi y Carrasco, propiedad de la joyería y relojería Soldani. La firma lo recibió de regalo de la empresa Oriente de Japón, por ser la sucursal de la ciudad que vendiera más cantidad de relojes de esa marca. En todo el país hay apenas 9 relojes con las mismas características.

Fuente: La Capital

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257