Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Temas tabúes del tránsito: los peatones y las bicicletas

Oscar A. Camilletti - Especial para Los Andes

(MENDOZA - 29/09/2017)
Mucho se habla permanentemente del tránsito, sus problemas e intentos de soluciones. Pero hasta ahora nada he escuchado sobre qué se debe hacer con los peatones. En especial con ese enorme número de seres que se consideran inmortales u omnipotentes y desafían permanentemente las leyes de la convivencia. Y que al otro grupo, más pequeño, nos llevan a vivir pendientes de nuestra seguridad, y al mismo tiempo vigilar la seguridad de ellos.

Estoy de acuerdo en que hace falta señalización, semáforos, control policial, que los conductores sanrafaelinos y del resto del territorio manejemos mejor. Pero agota tener que cuidar la vida de los demás. Como si no fuera suficiente cuidar la de mi familia y la mía.


Entiendo que el tema es sumamente complejo y por eso plantearé una serie de categorías de peatones y así poderme explicar mejor.

Pedestrista o maratonista frustrado. El artículo 47, inciso a) de la Ley de Tránsito (6082) dice: "Los peatones transitarán únicamente por las aceras (léase también veredas) u otros espacios habilitados para tal fin". Pues bien: este grupo, en su afán de quemar grasas, y/o mantener su silueta, y/o hacernos sentir mal por no hacer lo mismo, se dedican a hacer esa actividad en la vía pública (léase también calzada) con total desparpajo, sin importar la hora del día. A veces hasta desafiando a los vehículos automotores que circulan por donde les corresponde. Y que no se nos ocurra hacerles alguna señal de advertencia con las luces o la bocina porque entonces pasan a hacer gala de un vocabulario digno de los carreros de la Vieja Aldea.

Me olvidaba: lo de frustrados lo digo porque lo que podrían hacer es participar en competencias de pistas y todo se solucionaría.

El simple y normal peatón. Además del inciso a) del artículo 47, en el inciso b) se indica "en las encrucijadas, por la senda peatonal". A esto habría que agregar que en el artículo 50 menciona que donde haya algo o alguien que dirija la circulación vehicular, el peatón debe respetar esas indicaciones, y que donde no hay esas señales es él el que tiene esa prioridad.

Pero este grupo se encarga de desafiar todas las leyes, las del hombre y las naturales. Hasta las del sentido común (demostrando que es el menos común de los sentidos) y las de la supervivencia.

Cruzan en cualquier lado, en diagonal, dando la espalda al tránsito. ¿Y los semáforos? Para ellos son adornos de Navidad que los municipios han olvidado retirar. También acá no se nos vaya a ocurrir tocar bocina o hacerles señas con las luces, porque entonces varias generaciones de nuestra familia serán evocadas sin ningún tipo de reparo.

El que sale a hacer un mandado. Este grupo es el que se ve con alguna bolsa o el changuito, cargado con lo que ha comprado en algún negocio y, como las veredas no están en condiciones (señores municipales deberían ponerse las pilas) van caminando por la calzada, y si hay coches estacionados correctamente entonces los rodean, pero por donde vienen, como corresponde, los vehículos.

Ojo: este grupo también emula al simple peatón: cruza en diagonal, en cualquier lugar de la cuadra, no respeta el semáforo ni la senda peatonal.

El bebé que sale a dar una vuelta en su cochecito. Generalmente van acompañados de alguno de sus padres y, como tienen el mismo problema de las veredas en mal estado, van por la calzada y, para que la transgresión sea más notoria, van junto al cordón izquierdo dando la espalda al sentido de circulación (el del carril rápido) o peor: de contramano.

En un párrafo del art. 47 de la Ley de Tránsito también se menciona a este grupo cuando dice, referido a los peatones, que "las mismas disposiciones se aplicarán para coches de niños …"

Quienes obligadamente se mueven en silla de ruedas. Los menciona la Ley de Tránsito cuando habla de los peatones: "Las mismas disposiciones se aplicarán para sillas de lisiados… ". No me atrevo a hacerles ninguna crítica. Primero, porque los admiro por el espíritu de superación que muestran al querer llevar una vida lo más natural posible; segundo, porque las aceras son una verdadera vergüenza y carrera de obstáculos para ellos. Sólo les pedimos que tengan alguna señal luminosa que nos permita distinguirlos desde lejos.

El ciclista "comunicado". No sé si este grupo es el más numeroso, pero es el que con mayor desparpajo viola las normas viales.

El citado artículo 27 afirma: "Los vehículos propulsados por el hombre … " y en este caso se habilita solamente a mayores de 12 años para poder circular por las calzadas. El artículo 41 dispone que los vehículos con tracción animal deben "llevar un artefacto luminoso a cada costado con luz blanca hacia adelante y luz roja hacia atrás". Y el 47 también los menciona cuando dice, referido a quienes deben circular por las aceras: "Las mismas disposiciones se aplicarán para…rodados propulsados por niños menores de 12 años".

Como docente jubilado me siento frustrado al ver tanta juventud (y a veces no tanto) montada en una bicicleta, sin las manos en el manubrio porque las está usando para sostener su celular, y está leyendo o enviando mensajes, en ocasiones a contramano, zigzagueando en el tránsito, subiéndose a las aceras, pasando los semáforos en rojo.

Es un enorme grupo humano que desafía las leyes de la naturaleza, que sostiene que está dotado de inteligencia pero que con estas actitudes lo desmiente.

Resumiendo: ¿Por qué debo yo asumir la culpa de lastimar con mi vehículo a alguien que está en un lugar donde no debería estar? ¿Por qué debo ser considerado culpable por la Justicia que asume esa postura dado que yo tengo un "arma más potente" (un vehículo) sin considerar que la otra parte estuvo infringiendo la ley? Habría muchos otros porqués pero para muestra basta un botón.

Sólo espero que alguno de "mis empleados" (léase concejales, diputados, senadores, funcionarios) se digne tomar en cuenta estas apreciaciones y haga algo al respecto, en lugar de presentar proyectos inútiles como cambiar el nombre a un sector de una ruta o pedir estadísticas de algo que salta a la vista.



Las opiniones vertidas en este espacio no necesariamente coinciden con la línea editorial de Diario Los Andes.

Fuente: Los Andes

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257