Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Lunes, 6 de Abril de 2020

Bienvenidos a la campaña “4G”

Por Mariano Bergero

A falta de bolsillos felices des­de los cuales traccionar votos, Cambiemos reinventa su receta de esperanza y fe. ¿Alcanzará esta vez sólo con la muñeca de Jaime Durán Barba y el usufructo de los errores ajenos, como en 2015?

(19/07/2017) Innovar es todo un desafío en cualquier plano de la vida. Ha­cerlo durante una campaña electoral, un apartado reservado para pocos en el mundo. Sin embargo, la actual fase prose­litista comenzó a dejar rasgos ca­racterísticos que seguramente serán complementados por otros al tiempo que se acerquen las Paso, primero, y los comicios generales, después.

Por decisión (de los grandes) y necesidad (de los chicos), la principal herramienta de campaña hasta aquí es el celular. Casi todo parece pensado para estar a tono con esa nueva extensión del cuerpo humano que son los teléfonos móviles.

Cambiemos es el que mejor lo interpreta. Fue la agrupación que más jugo le sacó en 2015 y ahora va por más. Las piezas del presidente Macri subidas a las redes sociales (y replicadas por sus dirigentes) son elocuentes.


En modo selfie y en primerísimo primer plano, Luis Almada, el pollero solidario que recibió hace una semana al jefe del Estado en Córdoba, le habla al teléfono, casi chocando la cámara del dispositivo. Emocionado, asegura no poder creer que Macri haya pasado por su negocio a “picotear” un pollo asado con su familia.
Afuera, en pleno Villa Azalais, un barrio de la Capital plagado de necesidades y donde las políticas de Macri no parecen haber hecho otra cosa hasta ahora que multiplicar necesidades, decenas de vecinos cantaron el “Sí, se puede; sí, se puede”.

RELACIONADAS

La campaña electoral, al compás de la Justicia
Un problema institucional, no moral

La detención de Manzanares, en siete preguntas clave

Llaryora sale a la caza del voto no peronista
Hasta minutos antes de la visita, hubo sigilo extremo en la seguridad oficial para no difundir la locación de la intervención presidencial. Los escraches que recibió el líder de Cambiemos en el conurbano bonaerense y en Mar del Plata, por ejemplo, hicieron reforzar el resguardo.

Aquí, en cambio, hubo sorpresa y hasta euforia en el seno de la comitiva presidencial. Macri se mueve como un rock star en Córdoba. Sólo en Villa María –la otra ciudad por la que pasó– hubo un puñado de críticos que exhibieron globos negros como gesto de reprobación.

Otra pieza subida a las redes el fin de semana confirma la línea y la estética narrativa “4G”. Esta vez, Macri se muestra junto con María Eugenia Vidal. Van a visitar a “Fabi”, el carnicero al que los padres de la gobernadora de Buenos Aires le compran desde siempre la carne que alimentó a quien hoy ostenta la mejor ima­gen entre los dirigentes de Cambiemos.

Tras sorprenderse por la presencia del Presidente, el recorte del video muestra la “indignación” del carnicero ante los hechos de corrupción del anterior gobierno. El relato publicitario se entrelaza con la utilización de un aceitado aparato estatal, antes criticado, ahora usado.

Baldassi, en acción

En la provincia, Héctor Baldassi es el actor principal de la “campaña celular”. Cada recorrida es exprimida al máximo por su equipo de comunicación. Cercanía es la consigna por la que se trabaja. Mostrar a un Baldassi “con la gente” y debajo de los atriles, por los que todavía se inclina Unión por Córdoba, da frutos al final del día, dicen en Cambiemos.

Casi no hay alusión a propuestas. Ese es la principal diferencia frente al PJ, que machaca con la idea de la “defensa de Córdoba”, un discurso que fue efectivo frente a la marginación en tiempos K, pero que parece haber quedado desactualizado después de los capítulos de amor que animaron en el pasado inmediato Juan Schiaretti y Mauricio Macri.

El lunes, Baldassi y sus compañeros de boleta hasta el 5º puesto (Carrizo, Frizza, Austin y Diego Mestre) se sacarán la foto para los afiches en vía pública.

Después de idas y vueltas, el comando de campaña central que dirige Marcos Peña decidió habilitar la figura de Macri en las propagandas: sólo acompañará a Baldassi. La jugada es fuerte.

De no poder vencer a Cristina en Buenos Aires, el plan B será mostrar un triunfo nacional.

Desde el próximo lunes, la campaña se trasladará a la radio y a la televisión. En las pantallas, se replicará la estética móvil. Los creativos planean sorprender con filmaciones verticales que, ex profeso , buscarán asociar las nuevas piezas con las ya existentes.

A falta de bolsillos felices des­de los cuales traccionar votos, Cambiemos reinventa su receta de esperanza y fe. ¿Alcanzará esta vez sólo con la muñeca de Jaime Durán Barba y el usufructo de los errores ajenos, como en 2015?

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257