Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

CRÍTICAS AL GOBIERNO

Descarnado análisis del economista Broda sobre el rumbo del país

Aseguró que “no se puede tener creciente déficit fiscal y al mismo tiempo una tasa de inflación declinante". Descarnado análisis del economista Broda sobre el rumbo del país

(19/04/2017) "Argentina tiene una configuración macro que genera conflictos y tensiones", aseguró el economista Miguel Ángel Broda y consideró que las condiciones sobre las cuales está la economía argentina, de bajo crecimiento, alta inflación y año electoral son una "combinación difícil para hacer una política económica buena". "Se ha elegido un camino de una política monetaria, de metas de inflación, para reducir la inflación, una política fiscal extraordinariamente expansiva financiada con ahorro externo, y esta combinación genera problemas en el corto y el largo plazo", advirtió el economista.

Según Broda, "en el corto plazo vamos a tener una reactivación menor a la de otros ciclos". "Cuando uno prende el aire acondicionado (la política monetaria) y la calefacción (política fiscal) al mismo tiempo, el resultado es una temperatura que no es la que ni usted ni su mujer quieren".

Para el economista, el nivel de gasto público y su correspondiente aumento no es compatible con la tasa de inflación estimada por el Banco Central, que como consecuencia aumenta la tasa para moderar la inflación y esto termina afectando la actividad económica.

"Estamos en presencia de un conflicto muy importante, agravado, que las urgencias del gobierno por ganar las elecciones le dan una característica que llamaría una versión light de Guido Mantega; claramente se trata de compensar el resultado del aire acondicionado y la calefacción al mismo tiempo con políticas expansivas del gasto, más crédito de los bancos públicos subsidiados, volviendo a vender cosas sin tasas de interés, aumentando el gasto social. Y la historia argentina muestra que cuando se intenta hacer eso el resultado en mejorar el nivel de actividad y de empleo, es muy mediocre", dijo en declaraciones a Radio Mitre.

Dentro de ese panorama, Broda sumó la apreciación desmedida del peso. "El intento de incrementar el consumo es un intento de aumentar el gasto de los residentes, pero son más baratos los bienes importados y la gente gasta mucha plata en turismo y compras por internet", consideró.

"Argentina está embretada y es un problema grave, que requiere una junta médica muy profesional. Tenemos ejecutivos muy exitosos en la vida privada pero no están entrenados para enfrentar esto", agregó.

El escenario que se percibe es preocupante, según consideró, ya que "además de ser la reactivación muy escasa, con esta política se están poniendo en riesgo los objetivos de largo plazo". "Si cierro las importaciones, doy créditos subsidiados, doy exenciones impositivas, etc… estoy yendo contra el objetivo primario de Cambiemos que es sacar a Argentina de la decadencia", advirtió.

"Para sacar a la Argentina de eso y aumentar el PBI potencia hay que tener estabilidad macro, luchar contra el ausentismo, estimular a la gente a trabajar más, invertir más, abrir la economía, mejorar la calidad de la educación, entrenar a la gente para cambiar de empleo si es necesario y cuando tratamos de dar exención para que la blusa de China no entre o los zapatos de Vietnam no nos invadan, claramente dañamos la razón básica de Cambiemos que es cambiar y sacarnos de la decadencia", completó.

Broda se permitió marcar una similitud de la Argentina con la salud. "Hay que reconocer que Argentina es un enfermo grave, muy complicado. El ingreso per cápita cayó 6% en los últimos cinco años. Cada vez que empezamos una falsa recuperación, en el 4to trimestre encontramos el techo", opinó.

Para el economista, el país enfrenta un problema de configuración de política macro de "extraordinaria magnitud". "Cuando se empuja el gasto agregado, para que entren –por la extraordinaria apreciación del peso- los bienes importados muy baratos o los fines de semana largo los argentinos invadan los países vecinos–, claramente la producción nacional no va a subir y el empleo tampoco", apuntó.

Broda comparó la actual política económica con el "modelo light de Axel Kicillof del 2015" para empujar el gasto y que generó graves conflictos. "Argentina no puede tener esta apreciación del tipo de cambio, financiada exclusivamente porque hay un ministro de Hacienda o un ministro de Finanzas que es un 'manguero activo', que tiene que salir a buscar plata en el resto del mundo para financiar el incremental desahorro (sic) del sector público", sentenció.

Pero fue más directo aún: "Si tengo una sola bala, juego para bajar la inflación, porque esa es la precondición para ser un país normal. Pero no me engaño: no trato de decir que bajar la inflación, con el uso discrecional de la tasa de interés, no va a tener costos. Sí los tiene".

El planteo que debe darse, según Broda, es "hacer los menores remiendos posibles que dañen el traje de largo plazo" aunque "esto no es fácil porque para una mentalidad intuitivamente de negocios, empujar el gasto agregado y financiar créditos subsidiados parece extraordinariamente efectivo y no lo es".

"La complejidad requiere de los mejores macroeconomistas que Argentina pueda tener y de un plan, de una coordinación que no hay. Obviamente que voté por Macri y salvarnos de Maduro no tiene precio, pero esto hay que rectificarlo. Hay que estar listos para salir de la decadencia y eso implica un programa de estabilidad y visión de país normal, con crecimiento de largo plazo que no lo hay porque estamos en lo urgente, obnubilados por el 22 de octubre", consideró.

El plan B

Para Broda el problema no está en el equipo económico, sino en los lineamientos de la Jefatura de Gabinete. "Eso no cabe ninguna duda, si los ministros son gerentes". "El enfermo está grave. Acá no hay plan A ni plan B, esto es insostenible en el largo plazo. No se puede tener creciente déficit fiscal, financiado mangueando ahorro externo y al mismo tiempo una tasa de inflación declinante. Es inestable", alertó.

"Acá no hay un plan económico para salir de la decadencia. Hay una coyuntura donde se dan créditos subsidiados por los bancos públicos, se dan exenciones impositivas al sector del calzado o a los textiles, eso no es un plan, es un parche para llegar a las elecciones", añadió.

"Cambiar la forma de ganar la plata en la Argentina, salir de la decadencia, es un proceso de dos décadas por lo menos", estimó Broda. "Hay países que salieron pero requiere mucha tarea didáctica de explicar por qué se tiene que hacer las cosas, que primero tienen un costo y que después tienen un beneficio mucho más grande. Pero si la estructura es no decir nada que se pague un costo político, va a ser muy difícil educar una sociedad de 50 años de populismo", consideró.

"No se pude hacer en el corto plazo la nueva matriz, porque quieren ganar a toda costa. Eso va en contra de la apertura económica, de la tasa de inflación de un país normal, de estimular que la gente trabaje y no se quede en la casa con un subsidio. Hay que tomar decisiones de corto plazo, pero que no dañen la idea de que hemos cambiado la forma de ganar la plata", aconsejó.

Según Broda, en el resto del mundo dudan de que Argentina vuelva a ser un país normal. "La idea es: los argentinos no tienen solución. Yo creo que sí. Pero no es fácil. Estanflación y elecciones no solo son difíciles para el diseñador de la política económica", indicó.

Por último, el economista volvió a señalar que el Gobierno está concentrado en las elecciones. "El presidente intuición tiene y hasta ahí llegamos. Esto es muy complejo. Debajo del presidente hay un predominio de la urgencia escandaloso. Pero esta oportunidad no se puede perder. Es posible que uno le esté exigiendo demasiado a Macri. Pero igual hay algo fundamental: íbamos hacia Maduro", concluyó.

Fuente: Diario de Cuyo

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257