Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Miércoles, 18 de Octubre de 2017

48 horas en Viena

Un paseo por iglesias, palacios, personajes y platos de la capital austríaca, que vibra a orillas del Danubio. Por Juan Carlos Lopresti (Especial). 16 de Enero de 2017. Medieval. La Catedral de San Esteban, recomendable por su arquitectura y por las vistas que ofrece desde la torre norte. (Steve Boyko / 123rf )

(29/03/2017)
En Viena se respira música y vals, Mozart y Strauss. La capital austríaca, además de las bellezas naturales que la rodean y del imponente legado histórico que atesora, cuenta con la presencia permanente de estas dos figuras, que hicieron prodigios en una música que aún hoy se conserva y disfruta.
El centro histórico de la ciudad está diagramado en forma de triángulo, en cuyos vértices se encuentran la Ópera, de estilo barroco; el Palacio Imperial, con siete siglos de historia; y la catedral de San Esteban, de la época medieval. Todos atractivos que pueden visitarse en un recorrido de dos días.
Una buena alternativa es comenzar por la catedral, una gran mole de color oscuro que revela el paso del tiempo y cuya figura se ve reflejada en los cristales de un moderno edificio que se ubica al frente. Aquí, el viajero deberá demostrar su estado físico y subir los 340 escalones que conducen hacia la torre norte, cuya cúpula es de estilo renacentista. El esfuerzo, agotador, se compensa con la panorámica de la ciudad que se observa desde lo alto.
Alrededor de la iglesia, los carruajes tirados por caballos los únicos que pueden circular a toda hora por el casco antiguo son un buen atractivo para los turistas. Además, muy cerca de este templo se localiza el único departamento de Mozart que se conserva en Viena. Es un espacio de cuatro habitaciones, dos salones y una cocina, en el que el músico vivió tres años y encontró la inspiración para componer Las bodas de Fígaro.
Para reponer energías antes de continuar con el paseo, nada mejor que recurrir a un kiosco callejero y probar las tradicionales salchichas frankfurter würstel (de oveja), con una cerveza nacional bien helada.
Por la tarde se impone contemplar el río Danubio, inmortalizado por Strauss, que fluye por el este de Viena. Entre dos de sus brazos que cruzan por el centro se ubica la Isla del Danubio, una superficie de 20 kilómetros de largo a la cual se accede a través del metro U1. Este es el sitio de encuentro durante el verano, ya que cuenta con alquiler de barcos, bicicletas y tablas de surf, y con piscinas naturales y artificiales.

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257