Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Domingo, 30 de Abril de 2017

Si no se unen la capital, Yerba Buena y Tafí Viejo será imposible terminar con las inundaciones

El responsable de la Planificación Urbana dice que trabajar en conjunto sobre los desagües pluviales es prioritario.

(San Miguel de Tucumán - 11/03/2017)

EL CANAL SUR. En este cauce desemboca el agua de lluvia no sólo de la capital, sino también de las ciudades de Yerba Buena y Tafí Viejo. Foto enviada a LA GACETA en Whatsapp
Sobre el escritorio había un mapa de San Miguel de Tucumán que estaba todo rayado de rojo, horizontal y verticalmente. Se trata de un proyecto que podría ser la solución para que la capital no se inunde tanto. Y eso costaría unos $ 3.500 millones. Pero antes de llegar a esa propuesta municipal, explica Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana, se necesita un plan integrador con otros municipios, principalmente con Yerba Buena y Tafí Viejo. A eso, trabajar en conjunto, lo resalta cinco veces durante la entrevista de una hora. Es que luego explica que desde esas urbes vecinas llegan grandes cantidades de aguas pluviales, que después terminan desembocando en el canal Sur o en el río Salí.

Así las cosas, si esto no se concreta, al producirse tormentas como las del jueves, cuando cayeron más de 60 milímetros de agua en menos de tres horas (caracterizada por los meteorólogos como una lluvia de gran volumen), las calles de San Miguel de Tucumán seguirán anegadas y los vecinos continuarán sacando en baldes el líquido barroso de sus casas.

Para empezar, el funcionario municipal enumeró las obras que vienen realizándose para mejorar la problemática de los desagües pluviales. Entre ellos recordó la optimización de los canales Bernabé Aráoz y San Cayetano, la realización del colector Tarulli (“para que no se inunde el barrio Alejandro Heredia”), la construcción de fosas de captación en avenida Mate de Luna y Viamonte y en la avenida Colón al sur. Además de las pavimentaciones en diferentes puntos que sirvieron como canales a cielo abierto. Pero más que nada. Lobo Chaklián señala ese mapa de papel blanco con líneas rojas y lo explica.

“Es una propuesta de estudio para atenuar el traslado de lluvia. La idea es desarrollar una red de desagües pluviales por todo San Miguel de Tucumán con cuencas alargadas, que tienen que aparecer cada cuatro o cinco cuadras de distancia entre ellas. Son elementos de drenaje más chicos que un canal. Esa es la propuesta que tenemos, más otros proyectos. Todo costaría unos $ 3.500 millones. De esto, lo que ya es real es que en el mes de octubre de 2016 se llamó a universidades de prestigio para que muestren antecedentes y capacidades para desarrollar ese proyecto. Se presentaron seis (entre ellas la UNT). Pero independiente de lo que hagamos, si no mejoramos la capacidad de transporte de agua y le disminuimos el caudal que tiene en este momento el canal Sur, estamos muertos”, detalla Lobo Chaklián.

- ¿Cómo se regula el caudal del canal Sur?

- Hay dos ejes: por un lado hay que generarle nuevas opciones de desagote a la zona de Yerba Buena. Ellos tienen afluentes importantes, como son el canal Caínzo, avenida Belgrano, río Muerto/canal Camino de Sirga, y ahora el Boulevard 9 de Julio. Toda el agua que llevan va a parar al canal Sur. Si se desarrolla en Yerba Buena el arroyo El Manantial y elaboran un proyecto para que sea un nuevo canalizador de agua, mejoraría el canal Sur. El otro eje: ensanchar algunos tramos del canal y aumentar su pendiente. Haciendo esto se disminuirá la estacionalidad del agua en el canal y se desagotará más rápido.

- ¿Quién debería hacer esas obras?

- Aclaro que el canal Sur es de la Provincia. Por eso rescato que las tareas deben ser integrales. Pensá en el área metropolitana de esta manera: Lomas de Tafí te está tirando el agua al canal Norte, que ya tiene unos 80 años. Es decir, ha sido construido cuando San Miguel de Tucumán tenía 250.000 habitantes y hoy se calcula cerca de un millón, y había menos superficie cubierta y pavimento. Ahora, las tareas que puede hacer el municipio de San Miguel de Tucumán por su ciudad es mitigar, ya que no tenemos control sobre los afluentes que vienen del norte de Tafí Viejo o desde Yerba Buena y que toman como único colector básico y principal el canal Sur. Sumándole que el 60% del agua que cae en la capital va a parar al mismo destino. El resto va para el río Salí.

- ¿Nadie pensó en esto antes?

- Nunca como ahora está la preocupación por trabajar desagües pluviales. No me quiero hacer cargo de pensamientos de los que fueron diseñando la ciudad en su momento, pero sí puedo decir que de 24 de Septiembre al norte hay imbornales en todas las esquinas, mientras que al sur de esa calle no había ni uno. El sur estaba mucho más degradado que la zona norte, como si hubiese merecido otra atención. Esta gestión municipal ha trabajado mucho en el sur para levantar la calidad de vida.

- ¿Hay otros aspectos de la ciudad “heredada” que no ayudan?

- Los ferrocarriles de la Uruguay y de la Brasil, por ejemplo, que están sobreelevados. Sirven como elementos de borde que juntan el agua y van tapando otros lugares. También desde los 70 en adelante se realizaron repavimentaciones en el área central: se colocaba asfalto sobre el empedrado (no debería hacerse así, primero se saca el empedrado). Entonces se redujo en un 60% la capacidad de portar caudal de agua por esas calles. Por este motivo, hay momentos críticos en la zona Sur cuando caen lluvias intensas, por calles como Bolívar, Chacabuco, Ayacucho y Lavalle (está más elevada). Tampoco se ha hecho un sistema de desagüe en ese sector.

- ¿Qué pasó en el barrio Alejandro Heredia, uno de los más afectados el jueves, y en la avenida Gobernador del Campo?

- Hace unos 10 años sacábamos familias enteras de sus casas anegadas. Ahora cada vez hay menos efecto negativo luego de las tormentas. Ayudó mucho la construcción del canal Tarulli, que tuvo una influencia directa. Por otra parte, estamos desarrollando la obra para el canal Jujuy/López Mañán para desagotar ese sector de la zona sur de la ciudad que se inunda (avenida Jujuy, desde Magallanes hacia el sur). También estamos en el desarrollo ejecutivo del colector Norte, que toma casi el 25% del área noreste de la ciudad y aliviaría los problemas que tiene este momento la zona, por ejemplo, de Esquina Norte y de la Gobernador del Campo.

Fuente: LA GACETA

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257