Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 19 de Octubre de 2017

Alemania: Fráncfort y Múnich en sólo 48 horas

Belén Fernández

(22/02/2017)
La principal capital financiera de Europa y la ciudad cervecera por excelencia de Alemania son dos sitios ideales para recorrer en dos días cada una. Frankfurt suele ser una de las ciudades de paso de todo el viejo continente sin embargo es un sitio que merece ser recorrido. En Munich la historia del Nazismo y de la Segunda Guerra Mundial está latente en cada una de sus calles.

Millones de turistas llegan por día a la ciudad de Fráncfort. Es que allí funciona uno de los aeropuertos internacionales más importantes de Europa. Si bien para muchos es sólo una parada para llegar a su destino final o el lugar de encuentro para hacer negocios, se trata de una de las ciudades más importantes de Alemania que tiene mucho para contar.

En 48 horas se pueden recorrer los sitios más importantes de Fráncfort y convertir el destino de tránsito en un lugar turístico más para visitar. La ciudad financiera por excelencia de Europa combina de manera perfecta los rascacielos con los edificios medievales. Quienes pasen por Fráncfort no podrán dejar de visitar la plaza de Römerberg, ubicada en el centro antiguo de la ciudad.

CENTRO HISTÓRICO

Römerberg fue construida en el siglo XII, allí funcionaban distintas ferias, por lo que era el sitio de reunión de comerciantes y viajeros. Al oeste de la plaza está el Römer, el antiguo Ayuntamiento de la ciudad, y al este hay un conjunto de edificios tradicionales, con el típico entramado de madera, llamado Oszteile. Originalmente fueron construidos en los siglos XV y XVI, pero fueron destruidos durante la guerra y reconstruidos entre 1981 y 1983. Para quienes busquen conocer más profundamente la ciudad de Fráncfort, el Museo Histórico es el sitio ideal ya que recorre desde la Edad Media hasta el siglo XX, incluyendo la destrucción ocasionada por la Segunda Guerra Mundial.

Desde allí se puede visitar la catedral de Fráncfort, San Bartolomé, uno de los pocos edificios que sobrevivieron a la Primera y a la Segunda Guerra Mundial. La catedral de estilo gótico tardío fue construida en el siglo XIII en el mismo lugar donde anteriormente se encontraba una capilla de época merovingia. La iglesia se puede visitar de forma gratuita y quienes lleguen en horario de misa podrán escuchar uno de los órganos más fascinantes.

Otro de los sitios cercanos e imperdibles para conocer es el Puente Eiserner, conocido popularmente como Puente de Hierro. Fue construido en el año 1868 como una vía de comunicación con la zona sur de la ciudad y en sus orígenes era un puente de peaje donde se debía pagar una pequeña cantidad de dinero para llegar al otro lado del río, lo que convierte a esta construcción en otro elemento histórico de importancia en Fráncfort.

Esta ciudad alemana, corazón de las finanzas, es ideal para los amantes de los museos, aunque también por los apasionados del shopping. A ambos lados del río Main se encuentra una gran variedad de museos con la ventaja de que está uno al lado del otro. Mientras que la peatonal Zeil es el sitio ideal para hacer compras donde se ubican shopping, casas de ropa y hasta mercados con las típicas comidas alemanas.

Múnich, a una hora

Desde allí, a sólo una hora en avión se puede llegar a Múnich, otra de las ciudades más importantes de Alemania. La Capital de la Cerveza tiene muchas historias ocultas en sus calles; en 48 horas también se podrá hacer un recorrido general llevándose lo más importante de este sitio. Los fanáticos de los deportes tienen allí el predio olímpico y el estadio Allianz Arena, sede del Bayer Munich, a pocos minutos del centro. Los fanáticos de la historia podrán hacer una recorrida por los inicios de Adolf Hitler ya que esta ciudad fue la cuna del nazismo.

Todos los recorridos comienzan en Marienplatz. Originalmente la plaza se llamaba Schrannen, pero fue renombrada como la Plaza de Santa María para pedir a la Virgen que protegiera a la ciudad de la epidemia de cólera que la asediaba, es por eso que en el centro se ubica una estatua de la virgen recubierta en bronce que se mantiene intacta ya que tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial fue quitada y guardada en un búnker para poder preservarla.

En Múnich más de 85% de la ciudad fue destruida en la Segunda Guerra, pero al igual que en Fráncfort, la catedral se mantiene intacta. Es interesante observar la simplicidad de su construcción con una fachada de ladrillos. Recorrer los bares de Múnich es otro de los principales atractivos. Es que en esta ciudad se originó la famosa October Fest. Aquí se pueden degustar los más variados tipos de cerveza, pero la Augustiner es la que sobresale por excelencia.

Otro de los sitios imperdibles es la Residencia de Múnich ,el anterior palacio real de los reyes de Baviera en el centro de la ciudad. La Residencia es el palacio urbano más grande de Alemania, y sirve hoy como uno de los mejores museos decorativos en Europa. Es que una de las pocas cosas que se salvaron de la ciudad fueron los cuadros y los elementos de arte, porque Hitler era muy cuidadoso de este tipo de objetos y mandó a esconderlos al enterarse de que sería bombardeado.

Fuente: Ámbito

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257