Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Viernes, 22 de Octubre de 2021

¿Cuál es el potencial de Zona Franca en su vinculación con la región?

Antonelia Horni - Lic. en Comercio Internacional

Desde su creación, la ZFBBCR buscó convertirse en una pujante plataforma de negocios para el Sudoeste bonaerense.

(Bahía Blanca. - 02/10/2021) En un contexto donde la interdependencia es cada vez más evidente y la competitividad sistémica un elemento central, la integración con la región se establece como un eje fundamental de todo desarrollo productivo o logístico.

Desde su creación e inicio operativo en 2013, los objetivos principales de la Zona Franca Bahía Blanca Coronel Rosales, erigida en el Sudoeste de la provincia de Buenos Aires, es han sido convertirse en una plataforma de negocios para la región y afianzarse como socio estratégico de cualquier empresa que busque generar un intercambio con el exterior.

Cuenta con con una posición geoestratégica privilegiada, ya que unos pocos kilómetros separan al aeropuerto Comandante Espora con el Puerto de Bahía Blanca, (puerto de aguas profundas más importante de Argentina) y un interconectado vial y férreo que la conectan con los principales puntos de producción y comercialización del país.

Sumado a la vinculación del sistema portuario emplazado en el estuario local que conecta Puerto Rosales y la Base Naval Puerto Belgrano, promueven en conjunto un marco atractivo para la promoción de una mayor complementación regional.

Actualmente, Zona Sur cuenta con dos áreas operativas en funcionamiento: Área Operativa 1 ubicada en la ciudad de Punta Alta orientada al almacenaje de carga general, y Subzona Puerto Galván orientada a cargas de proyectos ubicada en terreno portuario de Bahía Blanca.

La puesta en funcionamiento de esta última se considera un acontecimiento de trascendencia a nivel nacional, al constituirse como la primer subzona franca del país permitiendo así por primera vez una discontinuidad geográfica en el beneficio del régimen franco.

La Ley 24331 es el marco normativo para las zonas francas del país y donde se detallan las distintas actividades que se pueden realizar.

Por ejemplo, una empresa puede ingresar mercadería del exterior sin abonar tributos, mantenerla almacenada por tiempo indefinido y retirarla de forma parcial o total cuando considere necesario.

Al hacerlo estaría dilatando el pago de tributos, ya que recién los estaría abonando al momento de la nacionalización.

Tomando en consideración las tendencias mundiales y los potenciales en el uso del régimen, se pueden identificar sectores en los cuales el rol de Zona Franca será relevante para la vinculación de la región.

El Puerto de Bahía Blanca, que cuenta con un servicio marítimo regular desde Asia y otros puntos del mundo, y su actual articulación con Zona Franca, posibilitan el traslado de mercadería hasta las áreas operativas en forma desconsolidada o en contenedores.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Correo electrónico
De esta forma se genera una alternativa al Puerto de Buenos Aires y los extra costos que aquello podría implicar para los actores regionales.

Un caso de éxito, fue en 2017, cuando amarró en Sitio 5 el primer buque con partes de aerogeneradores, los cuales fueron trasladados al predio de Subzona ubicada a escasos metros del muelle.

Esto facilitó la disponibilidad inmediata a medida se avanzaba con la construcción del primer parque eólico de la zona.

Si bien se espera que continúe el ingreso de estos grandes componentes relacionados al sector de energía renovable principalmente a partir de mediados de 2022, se estima, estará más enfocado al nuevo segmento relativo a Service.

Desde Zona Franca se busca acompañar esta tendencia y por ello en 2020 se procedió a la construcción de un depósito con techo desmontable en Subzona Puerto Galván, lo que facilita el almacenamiento de repuestos y elementos necesarios para el funcionamiento de estos proyectos.

Actualmente se busca promover la complementación con el sector de Oil&Gas, en donde el desarrollo de Vaca Muerta cobra relevancia.

El desafío es captar el interés de las empresas que desarrollan actividades afines y así proponer la herramienta Zona Franca para la importación de insumos y maquinaria necesaria, considerando incluso el beneficio de importación de bienes usados y las actividades de valor agregado como su reparación o puesta a punto.

Por otra parte, existe un potencial en la vinculación con Puerto Rosales y la Base Naval Puerto Belgrano que recientemente comienza a mostrar los primeros signos de complementación operativa y la cual se busca seguir explotando, principalmente en el sector de reparaciones navales.

En la actualidad, la Base Naval cuenta con talleres y dos diques secos que permiten realizar reparaciones a embarcaciones de pequeña y gran envergadura, pero en su mayoría relacionados con la propia Armada.

En Puerto Rosales se realizan tareas similares, aunque por el momento las mismas están vinculadas al sector pesquero y puesta a punto de embarcaciones de menor tamaño.

La articulación con la herramienta Zona Franca puede ser valiosa no solo para la importación de los insumos y maquinarias necesarios, sino incluso puede pensarse en la posibilidad de establecer una subzona, lo que podría reducir el costo en las tareas de reparación.

La región ofrece un entorno propicio para el desarrollo y promoción de entre los diversos actores, lo que promueve un mayor crecimiento económico, competitividad a las empresas y atracción de inversiones.

Todo esto potenciado por la cercanía geográfica y la disponibilidad de mano de obra capacitada. Cualidades más que ventajosas para su explotación y vinculación con el mundo

Fuente: La Nueva Provincia

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257