Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Viernes, 23 de Abril de 2021

Patrimonio jesuítico: un centro cultural y un paseo se suman al casco histórico

VERÓNICA SUPPO

Una cuadra de Duarte Quirós será el paseo Monserrat. Se recuperarán ruinas y se terminará la obra del centro cultural de la UNC. Será una “supermanzana” patrimonial.

(Córdoba. - 26/12/2020) La Córdoba de los jesuitas y la del siglo 21 se reunirán en una obra en la calle Duarte Quirós con un centro cultural y el paseo Monserrat. Se trata de dos acciones que realizan la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y la Municipalidad de Córdoba, las que fueron pensadas juntas e integradas en un nuevo espacio público que tendrá la ciudad.

Desde septiembre pasado se cerró el paso en la cuadra de Duarte Quirós, entre Obispo Trejo y avenida Vélez Sársfield. La empresa constructora Cova, que obtuvo la licitación pública, trabaja desde hace casi dos meses en la esquina de Obispo Trejo y Duarte Quirós en el futuro centro cultural y de interpretación de la UNC, que tendrá más de tres mil metros cuadrados con salones, con un auditorio y con la puesta en valor del refectorio, el comedor que utilizaban los jesuitas hasta el siglo XVIII.

Además de un patio interno, hoy subterráneo, que será recuperado, este nuevo edificio del siglo 21 tiene proyectado darles un lugar central a las ruinas jesuíticas. Por lo que desde la UNC, una vez terminada la obra, se buscará que también sea declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), tal como desde hace 20 años es la manzana contigua, donde se encuentra emplazados el Colegio Nacional de Monserrat y la iglesia de la Compañía de Jesús, y que había sido pensada como una sola obra sin divisiones por los jesuitas.

Conexión con la supermanzana


Esta construcción estará finalizada en el segundo semestre de 2021 y acompañará a la puesta del paseo Monserrat, un espacio público que se peatonalizará sobre Duarte Quirós, entre Obispo Trejo y la avenida Vélez Sársfield, y que desarrollará la Municipalidad con coordinación con los profesionales técnicos de la UNC.

Esta cuadra será un nuevo lugar para los peatones que se conectarán con la supermanzana del área central, hoy un espacio para caminar y con sendas para bicicletas en las calles San Jerónimo y 27 de Abril, hasta la avenida Vélez Sársfield.

Esta traza también incluirá la conexión con la peatonalización de Independencia, por lo que por esta vía o por Obispo Trejo se podrá llegar hasta el paseo Monserrat, el que, a diferencia de las otras calles que fueron refuncionalizadas este año, tendrá la característica de contar con un recorrido histórico por la obra de los jesuitas, con acceso a las ruinas.

Para esto, la Municipalidad y la UNC coordinan acciones para que desde el paseo, como desde el interior del centro cultural, se pueda apreciar la historia en primera persona. Además, se proyecta que sea una cuadra de acceso vehicular restringido, con el solo ingreso para la logística del teatro Libertador San Martín y de seguridad.

Historia de una cuadra

El diseño de esta cuadra será similar a la peatonalización de calle Caseros o de la 27 de Abril, aunque con paradas y carteles indicadores que darán cuenta del paso de la historia.

En su construcción inicial, la manzana que hoy se conoce del colegio Monserrat y la del futuro centro cultural eran una sola obra, sin la delimitación de una calle. Por esto, una de las razones actuales de la UNC es trabajar en conectar una misma parte del legado jesuítico que había quedado separada por una arteria.

La manzana inicial fue dividida hace 145 años, cuando en 1875 se abrió esta vía con el nombre de San Luis. Se trató de una traza a posteriori de los jesuitas y que fue planificada desde 1834, firmada, luego, por decreto por el entonces gobernador Alejo Guzmán en julio de 1854, aunque recién 21 años después se abrió su paso.


Refectorio

Esto originó que la ciudad perdiera parte del refectorio, el comedor de los religiosos, la cocina, despensas, botica, habitaciones y dependencias del último claustro, que quedaron fragmentas por las construcciones a ambos lados de la apertura de esta arteria.

El refectorio era una sala rectangular de siete metros por 27 y que tenía más de una puerta con ventanas hacia el tercer patio. Contaba con un púlpito y con una escalera de acceso que se utilizaba para guardar herramientas, aunque con la construcción de la calle en el siglo XIX se perdió parte de esta obra.

Estos espacios, con sótanos, subsisten inmersos en propiedades contemporáneas, con muros y bóvedas, que posiblemente correspondían a un antecomedor y dormitorios.

Proyectos

CONTENIDO RELACIONADO
El refectorio jesuita y salas de exposiciones, en el centro cultural
Para que el centro cultural –que lleva casi 10 años proyectado– y el paseo Monserrat se unieran, desde hace un año el intendente de Córdoba, Martín Llaryora, y el rector de la UNC, Hugo Juri, vienen en tratativas, aunque en las últimas semanas esta iniciativa tomó mayor impulso.

Los profesionales del área de Gestión de Planificación Estratégica de esta casa de altos estudios desarrollan un trabajo de casi una década en la esquina del futuro centro cultural, en Obispo Trejo y Duarte Quirós, pero desde hace unos días iniciaron con técnicos municipales el diseño final de la peatonalización para sumar el paseo Monserrat.

Por primera vez en lo que se hace al legado jesuítico, se podrán conocer en Córdoba capital el refectorio y el tercer patio interno, que está enterrado a un metro y medio de la superficie.

En el recorrido se apreciarán las ruinas través de un vidriado. Estas excavaciones ya fueron terminadas y llevaron años de investigación de un equipo que trabajó bajo los permisos de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos por tratarse de un sitio con valor patrimonial. Además, los trabajos fueron coordinados con Arqueología provincial, que depende de la Agencia Córdoba Cultura.

Universidad y Municipalidad

Para el intendente Llaryora, es el momento de seguir en la línea de la peatonalización en el área central y, en este caso, el paseo Monserrat sumará una vía nueva para caminar que tendrá la posibilidad de conocer la obra de los jesuitas a lo largo de esta cuadra.

“Con la supermanzana nos estamos animando a tomar espacios para la gente, no para los autos, y la planificación del paseo Monserrat se integrará a la supermanzana del casco histórico de la ciudad, en un trabajo que hacemos con la participación de la UNC, con el tránsito restringido y con un centro cultural, con todo lo que implica para Córdoba la obra de los jesuitas”, dijo Llaryora.

Hace un año, Juri y Llaryora coincidieron en una gira al exterior y fue en ese marco en el que se reflotó la idea de que el centro cultural estuviera acompañado de una zona peatonalizada. El rector lleva más de 20 años en ese proyecto de la revalorización el área jesuítica, junto con un proyecto para que esta manzana –que había quedado dividida por una calle– volviera a conectarse.

Reliquia. Una construcción jesuita de un patio interno fue recuperada y podrá verse a través de un vidrio. (Gentileza UNC)

Reliquia. Una construcción jesuita de un patio interno fue recuperada y podrá verse a través de un vidrio. (Gentileza UNC)
Más de un siglo

Esta cuadra de Duarte Quirós divide desde hace 145 años la obra de los religiosos. Pero lo que fue pensado como algo necesario hace más de un siglo, hoy es proyectado como un punto para interrumpir el tránsito con la idea de sumar más accesos para los peatones en barrios con alta densidad poblacional.

“Esto es un paseo que conectará con lo que ya venimos trabajando en el área central, pero con una importancia única de poder mostrar las ruinas y que se pueda recorrer la obra”, expresó Llaryora.

Para Juri, se trata del cierre de un ciclo y el comienzo de un nuevo espacio para la ciudad, ya que adelantó que será otro desafío para Córdoba solicitar a la Unesco que también estás ruinas fueran incluidas en la declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

“Es un ciclo que se cierra. Siempre en mi primer rectorado estuvo presente, en mi tarea como ministro de Educación, hace 20 años, estuvimos en ese trabajo para cuando se declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad. Han pasado muchos años, pero, cuando asumí en el rectorado, una de las cosas que me propuse fue terminar este centro cultural”, dijo.

“Desde siempre tengo la idea de solicitar que este sector sea incorporado por la Unesco porque forma parte del patrimonio y quedó del otro lado de esta gran área jesuítica”, insistió.

La propuesta de la peatonalización a la Municipalidad también lleva varios años, por lo que para Juri esta finalización del centro cultural –que en varias oportunidades debió ser interrumpido– y el paseo culminarán una etapa proyectada.

“Esto cierra un ciclo de mucho trabajo que tendrá un gran vuelo cultural, en el que hemos recuperado libros, creado museos. Mi familia donó libros y cartografía de la fundación, material con grabados, cartas de la época de la Revolución de Mayo”, expresó. “Por eso fue un trabajo de muchos años y por eso digo que esto cierra una etapa y nos reconoce en el mundo”, enfatizó.

Las obras están previstas para septiembre y se hacen bajo un estricto protocolo de patrimonio y de bioseguridad por la pandemia, aunque hay intención de que sean presentadas no bien comience el segundo semestre de 2021

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257