Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Miércoles, 20 de Enero de 2021

EDITORIAL

Costo para la calidad democrática

(Catamarca. - 14/11/2020) Las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) siempre tuvieron detractores pero también fervientes defensores. Fueron formalizadas por ley en 2009, durante el primer gobierno de Cristina Kirchner, pero son ahora gobernadores peronistas los que piden suspenderlas el año que viene con argumentos vinculados a la doble crisis que vive el país –y la gran mayoría de los países del mundo-: la económica y la sanitaria.

Hace unos años, cuando el que gobernaba el país era Mauricio Macri, fueron los dirigentes de la coalición que encabezaba los que se oponían a su realización. De hecho, hay varios proyectos presentados en el Congreso por legisladores de Cambiemos para la derogación de la ley o un cambio sustancial de su contenido.

Si bien se le pueden señalar varios defectos al instrumento de creación de este mecanismo de elecciones primarias, como por ejemplo la obligación de la realización de la votación aun en categorías en las que las fuerzas presentan una sola lista, es innegable que tienen el mérito de permitirle a los grupos minoritarios u opositores de los partidos políticos presentar sus propios candidatos para competir con el oficialismo, que casi siempre, no importa cual sea la identidad de las fuerza, es renuente a abrir la participación a través de internas partidarias.

Los gobernadores que ya han manifestado su opinión contrario a la realización de las PASO el año que viene, entre ellos Raúl Jalil, que el jueves opinó que son una “encuesta muy cara”, aunque reconoció que significaron un buen aprendizaje, prefieren el armado de listas “a dedo”. Sin embargo, los fundamentos que esgrimen son, antes que políticos, económicos: sostienen que costarán, en consonancia con lo que establece el presupuesto, 3.500 millones de pesos, que bien podrían destinarse a otros fines.
Los sectores opositores, en cambio, suelen tener más dificultades que los que militan en los oficialismos para dirimir liderazgos si no es a través de alguna herramienta de democracia interna, y por esa razón son más reacios a eliminar este mecanismo de selección de candidatos.

En un análisis centrado solamente en el aspecto económico, parece un despropósito en la actual coyuntura, en la que se ha añadido a la crisis económica que se arrastraba de años anteriores, la resultante de la pandemia, producir un gasto de esa envergadura. Pero hay argumentos de índole política que no deben menospreciarse. Por eso, caben interrogantes: si las PASO finalmente no se realizan, ¿qué mecanismo de democracia interna garantizará la alternativa de amplia participación de todos los sectores que integran las fuerzas políticas? ¿Cómo se evitará el armado de listas resueltas exclusivamente en las famosas “mesas chicas” de los partidos o los frentes electorales, procedimiento que impide que los afiliados o los sectores independientes tengan la posibilidad de opinar sobre las postulaciones y los mejores candidatos?
El debate es aún incipiente, pero considerar el costo para la calidad democrática que tendrá la eliminación de las primarias abiertas, si es que no se idean alternativas que las suplan, es un factor que no debe desdeñarse

Fuente: El Ancasti

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257