Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 25 de Febrero de 2021

Toma de tierras y sus implicancias sociales

La ocupación de propiedades privadas y públicas ha recrudecido en el país por la emergencia sanitaria y económica. Las autoridades deben disuadir estos avasallamientos.

(San Juan. - 19/09/2020) Las ocupaciones de tierras e inmuebles, públicos y estatales siempre han estado latentes en el país de manera silenciosa según el alcance de la maniobra o abiertamente en lugares que ocupó el sistema ferroviario prácticamente desmantelado en la década del 90, pero ahora al amparo del drama social originado por la pandemia y las secuelas económicas, la situación se ha desbordado. El hacinamiento, la caída del trabajo informal y el temor al contagio en villas marginales, son algunas de las motivaciones de los carecientes para buscar un asentamiento para sobrevivir.



¿Quiénes están detrás de estas usurpaciones que parecen espontáneas, pero muestran un esquema organizativo? Se señala a punteros políticos, a inescrupulosos detrás de un negocio inmobiliario que ofrece predios tomados a beneficiarios de planes de viviendas como Procrear y hasta narcos que aportan recursos para establecerse y amplían los dominios de la droga. Pero también está la izquierda combativa promotora de una distribución territorial reivindicatoria de los desposeídos de todo, según el Polo Obrero, uno de los movimientos acusados de promover tomas en la provincia de Buenos Aires, donde la legislación vigente -norma sancionada por el Senado bonaerense- entorpece el proceso de desalojo que no quiere asumir el gobierno dejándola en mano de la Justicia.


Otra cara de las tomas y mucho más conflictiva es la violencia ejercida por grupos mapuches en el sur, caso de Villa Mascardi, donde avanzaron sobre tierras públicas y privadas que dicen ser los dueños porque las heredaron de sus ancestros. Estas poblaciones no reconocen la organización institucional y ni siquiera se consideran argentinos, y de alguna manera tienen razón, porque son originarios de la Araucaria chilena. Esta comunidad mantiene un duro enfrentamiento con las autoridades del país trasandino.



El presidente Alberto Fernández ha rechazado de plano las ocupaciones por constituir un delito contra una de las garantías constitucionales, pero falta una decisión política para frenar drásticamente esta situación antes de que sea irreversible teniendo en cuenta la crítica situación de quienes son impulsados a usurpar no solo terrenos incultos sino también casas en zonas turísticas aprovechando la ausencia de sus propietarios.


Disuadir a los ocupas está en mano de las autoridades -como ocurrió en la provincia de San Juan- ya que es gente dependiente de programas asistenciales y esperan ser beneficiarios de planes habitacionales, los que quedarían desafectados si invaden predios que no les pertenecen, además de los alcances del artículo 181 del Código Penal. Y asumir el control de la calle a fin de disuadir toda acción delictiva escudada en los pobres

Fuente: Diario de Cuyo

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257