Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Martes, 22 de Septiembre de 2020

La profundización de la grieta aleja a Schiaretti del Frente de Todos

JULIÁN CAÑAS

Albertistas y cristinistas exigen mayor compromiso político del gobernador con el Presidente. Cautela en el peronismo cordobés.

(Córdoba. - 13/09/2020) La decisión del gobernador Juan Schiaretti de no respaldar el decreto del presidente Alberto Fernández, que recortó la coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires para financiar a la provincia que gobierna Axel Kicillof, generó otro distanciamiento político del mandatario cordobés con el Gobierno nacional.

Schiaretti no firmó el documento de apoyo al Presidente que rubricaron los demás mandatarios del PJ.

Pero, además, a través del ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, marcó claras diferencias con la estrategia del Gobierno nacional: “Es el poder central quien debe resignar recursos coparticipables, en favor de los distritos”, dijo el funcionario schiarettista.

Aunque sin mencionar la disputa planteada entre el Gobierno nacional y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Schiaretti no está de acuerdo con la poda de recursos a los porteños.


Según el ministro Giordano, quien fue el vocero del gobernador, el Gobierno nacional es quien debió asistir financieramente al mandatario bonaerense Axel Kicillof para resolver el conflicto con la Policía.

Ruido político

La postura de Schiaretti generó mucho ruido político, sobre todo en Córdoba.

Dirigentes del Frente de Todos salieron a cuestionar la “falta de compromiso” del gobernador con la gestión peronista de la Nación.

No obstante, hay un dato político que no es menor. No hubo llamados desde la Casa Rosada ni del Instituto Patria para que los dirigentes locales cuestionaran a Schiaretti.


De allí que los legisladores nacionales del Frente de Todos fueron moderados y evitaron volar todos los puentes con el Centro Cívico.

Nadie quiere quedar mal parado, por si el año que viene baja desde Buenos Aires la orden de que hay que acordar con el PJ cordobés.

El senador Carlos Caserio es el referente albertista en la provincia. El lunes pasado mantuvo una larga reunión a solas con el presidente Alberto Fernández.


Caserio, quien aspira a renovar su banca en el Senado, desde la campaña presidencial del año pasado viene marcando diferencias con Schiaretti.

“Desde el Frente de Todos de Córdoba venimos sosteniendo que el PJ provincial debe apoyar la gestión del presidente Alberto Fernández. Es un gobierno peronista que toma decisiones en favor de los más necesitados y del federalismo. Es difícil no respaldar una medida que intenta redistribuir recursos del distrito más rico del país, que en el año 2016 recibió más fondos en una decisión irregular. Pero parece que el gobernador de Córdoba piensa otra cosa”, criticó Caserio.

En el mismo sentido se pronunció el villamariense Martín Gill, secretario de Obras Públicas de la Nación, que integra el sector albertista.

“El Presidente corrigió un decreto injustificado de entregarle más fondos a Capital Federal, ahondando el centralismo. Es inexplicable que los que menos tienen subsidien a los que más tienen”, dijo el intendente de Villa María en uso de licencia, que aspira a participar en la carrera por la sucesión de Schiaretti.

Por su parte, la diputada nacional Gabriela Estévez, la cordobesa con mejor llegada a Máximo Kirchner, defendió al Presidente y le tiró un dardo al mandatario provincial.

“Nos comprometimos a construir un país federal y lo estamos haciendo. Si el gobernador no acompaña al Gobierno, tal vez sea porque no comparte el proyecto o idea de país que tiene nuestro Presidente”, manifestó la legisladora nacional, que tiene diálogo con algunos schiarettistas.

El diputado Eduardo Fernández ( también cuestionó a Schiaretti. “Es incomprensible la postura de Schiaretti. Es preocupante que prime la especulación sobre los intereses de todos los argentinos”, expresó.

Mirando el 2021

Este distanciamiento de Schiaretti pone en duda un posible acuerdo entre Hacemos por Córdoba y el Frente de Todos, en el año electoral que se avecina.

Dirigentes albertistas y cristinistas remarcan que tanto el Presidente como la vicepresidenta Cristina Fernández le exigirán al gobernador “compromiso político” para acordar las listas de candidatos a diputados y senadores nacionales.

En el Frente de Todos local ya están pensando en un escenario de peronismo dividido, aunque nadie se anima a descartar un acercamiento con el PJ provincial.

En el Centro Cívico, los funcionarios schiarettistas no quieren hablar de las elecciones legislativas.

No obstante, el viernes pasado, una de las espadas políticas del gobernador habló con legisladores nacionales del Frente de Todos para tratar de bajar los decibeles políticos a la decisión de Schiaretti de no apoyar la medida del Presidente.

En el schiarettismo hay dos corrientes de opinión: algunos piensan que se debe acordar con el Gobierno nacional una lista de unidad, mientras que otros sostienen que el PJ local no se debe acercar al cristinismo.

Si bien dicen que no habla ni con sus íntimos del tema electoral, Schiaretti estaría más cerca de esta última definición: lejos de la vicepresidenta.

“La radicalización de Alberto Fernández le juega en contra a un eventual acuerdo con el Frente de Todos, pero falta mucho”, admitió un legislador provincial schiarettista.

En el Centro Cívico reconocen que no está descartado un acuerdo, pero hay una condición que pondría Schiaretti que dificultará la negociación: el PJ cordobés no quiere sumarse al sello del Frente de Todos.

“En medio de la pandemia nadie está pensando en la cuestión electoral. Pero, la lógica indica que el Frente de Todos tendrá su boleta en Córdoba. Es sólo una opinión personal, porque no aún no hay nada definido”, respondió Caserio.

Por ahora, no hubo reproches de funcionarios nacionales a Schiaretti, por su rechazo a la quita de recursos coparticipables a los porteños.

Un posible rompimiento político entre la Casa Rosada y el Centro Cívico tendría consecuencias políticas en Córdoba. Un dato no pasa inadvertido: en la Unicameral hay 11 legisladores que estarían dispuestos a crear un bloque propio del Frente de Todos.

Un paso al costado que arrancó con la reforma judicial

Las primeras diferencias entre el gobernador Juan Schiaretti y la Casa Rosada surgieron con la decisión del presidente Alberto Fernández de impulsar la expropiación de la empresa Vicentin. Los schiarettistas decían por lo bajo que no estaban de acuerdo, pero como luego el proyecto se retiró, el tema quedó en la nada.

Con el proyecto de reforma judicial que también impulsa el Gobierno nacional, los cuatro diputados que responden al gobernador ya se pronunciaron de manera pública: lo rechazarán y no darán el cuórum cuando la reforma se trate en Diputados.

El proyecto tiene media sanción del Senado. El senador Carlos Caserio votó a favor, porque integra el Frente de Todos

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257