Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Argentina 2020: media vida pagando impuestos

PABLO PETOVEL

Una familia asalariada estuvo 181 días pagando impuestos este año. Lo dice el estudio del Iaraf que calcula cada año el “día de la independencia tributaria".

(29/06/2020) La carga tributaria que deben afrontar las familias argentinas se incrementó levemente este año en relación con 2019. Ese avance se refleja especialmente en los sectores medios, con ingresos mensuales netos por hogar de entre 108 mil y 160 mil pesos.

La información se desprende del informe que el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) elabora todos los años y que le da contexto a la fuerte presión impositiva con la que conviven los empleados en relación de dependencia.

El relevamiento de la consultora que preside el economista Nadin Argañaraz calcula la carga tributaria formal de todos los niveles del Estado (nacional, provincial y municipal) que pesa en cuatro grupos de familias asalariadas distintas, de cuatro integrantes cada una.

Contabiliza todos los tributos a los que están expuestas, tanto al momento de generar sus ingresos como cuando consumen bienes y servicios.

También contempla la presión recaudatoria del Estado a través de impuestos patrimoniales –inmuebles o automóviles– y cuando ahorran –aquellas que están en condiciones de hacerlo–.

Cotejando la carga de 2019 y la de 2020, en el estudio se advierte que con la excepción de las familias de ingresos más bajos (49.876 pesos mensuales según muestra el Iaraf), donde la presión impositiva se mantuvo casi estable, en el resto, hubo un crecimiento.

Esta suba se aprecia claramente en los hogares de sectores medios, con ingresos de 108 mil y de 160,6 mil pesos mensuales.

En esos casos, la presión impositiva trepó entre 1,4 y 1,8 puntos porcentuales, el triple de lo que se incrementó para los sectores más altos (0,5 puntos), que en el ejemplo del Iaraf se basó en ingresos mensuales de 243,7 mil pesos.



Día de la liberación

El Iaraf hace un interesante ejercicio para mostrar de manera didáctica la carga tributaria: considera el monto total percibido en un año por quienes tienen cuatro distintos niveles de salario mensual y resta el porcentaje que, de una u otra forma (en impuestos directos o al consumo), terminará en las arcas de los diferentes niveles del Estado.

Al resultante, lo aplica a los días que tiene un año calendario, asumiendo que desde el primer día de enero un ciudadano comienza a trabajar “para el Estado”. Es decir, destina su dinero a abonar todos los impuestos que inciden económicamente sobre su ingreso. Luego de haber pagado la totalidad de la carga tributaria, comienza a percibir ingresos "para sí mismo".

A esa jornada en el calendario, el Iaraf la llama "día de la independencia tributaria". Varía según la presión impositiva sobre los diferentes niveles de ingresos y, aclara la consultora, es sólo un resultado indicativo que no debe tomarse de manera literal.

Por ejemplo, una familia que tenga ingresos por 49.876 pesos mensuales, hasta este domingo 28 de junio estuvo pagando impuestos y cargas sociales descontadas de su salario (181 días seguidos). Recién ahora, y hasta fin de año, podrá destinar sus ingresos a los gastos familiares o al ahorro.

Para aquellos que tienen ingresos más altos, la línea de la “independencia tributaria” está más adelante en el calendario (entre el 8 de julio y el 1 de agosto) y se amplió notablemente respecto del año pasado.

En el caso de una familia con ingresos mensuales de 108 mil pesos, la "liberación" se trasladó al 8 de julio (seis días más que en 2019); y para un hogar que recibe 160,6 mil pesos, la fecha es ahora el 26 de julio (cinco más que el año pasado). En ambos casos, también creció la presión tributaria respecto de 2018.

Pesada carga

En términos generales, se desprende de la investigación que la carga tributaria formal integral de los tres niveles de gobierno sobre una familia asalariada argentina durante el 2020 se ubica entre el 49,5 y el 58,7 por ciento del ingreso total.

Estos ingresos se consideran generados por un solo miembro de la familia que se desempeña como un trabajador asalariado en el sector formal de la economía (incluyendo el aguinaldo).

Analizando la investigación hacia atrás en el tiempo, se puede ver que la máxima carga tributaria se verificó en 2015 para las tres bandas de ingresos superiores. Ese año, la “independencia impositiva” llegó recién el 26 de julio para las familias de ingresos medios y se alejó hasta el 19 de agosto para los más elevados.

En el estrato de ingresos más bajos, la presión se mantuvo estable en la última década, más allá de quién haya sido el partido que gobierne el país. Esto ocurrió básicamente porque como esas familias no están alcanzadas por Ganancias o Bienes Personales, se ubican en un piso que nadie ha querido perforar.

Deberían bajar las tasas municipales o los impuestos al trabajo para lograrlo. También impactaría un retroceso en Ingresos Brutos, algo que proponía el Consenso Fiscal que "sepultó" la crisis económica de 2018 y 2019 y la actual del coronavirus.

Cambios en 2020

En relación con los cambios tributarios que redujeron la carga en 2020, el Iaraf destaca el caso de Bienes Personales. Dada la magnitud del mínimo no imponible para este año (2 millones de pesos, pero con la excepción de que en el caso de la casa habitación es de 18 millones), ninguna de las familias representadas se encuentra alcanzada, a diferencia de 2019, cuando impactaba en los sectores más altos.

Por otro lado, en comparación con el año pasado, tiene efecto la exención para 2020 del impuesto cedular a la renta financiera.

Otras modificaciones incrementaron la carga. La principal es un aumento de la carga de Ganancias, que afecta a los ingresos más elevados. En esos conjuntos también impacta el impuesto Pais a la compra de moneda extranjera.

Tributos contemplados

El Iaraf tuvo en cuenta para el estudio los tributos más importantes de los tres niveles de gobierno. La suma de la recaudación que generan equivale a un 85% de la carga tributaria agregada, que en la Argentina puede recaer directa o indirectamente, visiblemente o no, sobre familias que llevan adelante sus actividades económicas (ingresos laborales y gastos) de manera formal.

Nacionales

Directos: aportes personales, contribuciones patronales, Impuesto a las Ganancias, Impuesto a los Bienes Personales e Impuesto Pais.

Indirectos: IVA, impuestos internos e impuestos específicos.

Provinciales

Directos: Inmobiliario y Automotor.

Indirectos: Ingresos Brutos.

Municipales

Directos: contribuciones sobre los Inmuebles y tasas del Automotor.

Indirectos: tasa de Seguridad e Higiene y tasa sobre el suministro de energía eléctrica y gas natural

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257