Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Lunes, 13 de Julio de 2020

Pocos sectores zafaron del derrumbe de la economía

DIEGO DÁVILA

(Córdoba. - 27/06/2020) Las industrias consideradas esenciales mantuvieron un nivel de actividad sostenido.
Pero no fue homogéneo. Lácteos y la maquinaria agrícola crecieron y el maní fue fluctuante.
Las autopartistas y la construcción sintieron con fuerza el parate.
El comercio también sufrió y hay rubros que no han vuelto a trabajar.
Córdoba se apoyó en el empuje de las denominadas economías regionales, en especial en la producción de alimentos, para evitar un desplome más pronunciado en el ritmo de actividad. Esto hizo que la cuarentena para frenar el Covid-19 tuviera un impacto desparejo en la economía provincial.

Así lo refleja el Monitor de la Actividad Económica, elaborado por la consultora Economic Trends para el Ministerio de Industria de la Provincia.

Según el estudio, mientras la industria láctea y la maquinaria agrícola crecieron, el maní mantuvo una evolución fluctuante y el sector autopartista, la construcción, la minería y la gráfica registraron caídas profundas.

La producción de leche aumentó en marzo, abril y mayo, promediando en este último mes un incremento en la producción de 23,4 por ciento por encima del nivel registrado en febrero, el mes previo al impacto del coronavirus en Argentina. En la segunda semana de junio, ese porcentaje mantuvo ese último nivel.

Por su parte, la industria del maní, que en abril quedó 8,6 por ciento por debajo de febrero, en mayo promedió 5,4 por ciento por encima. En la primera semana de junio dio un salto de 36 por ciento y en la semana siguiente llegó a ubicarse 50 por ciento por encima de febrero.

En el resto de la industria alimentaria, excluyendo a los frigoríficos, la evolución tampoco fue homogénea.

Mientras en abril se ubicó cuatro puntos por debajo de febrero, en mayo trepó a 10,7 por ciento por encima. Este sector –definido como esencial desde el inicio de la cuarentena– tiene ocupado al 90 por ciento de sus recursos humanos, lo que refleja que uno de cada 10 de sus trabajadores pertenece a grupos de riesgo.

La maquinaria agrícola también respondió a la coyuntura. En mayo, el volumen de fabricación se elevó 33,4 por ciento por encima de febrero; en la comparación con 2019, mientras el primer trimestre se ubicó cinco por ciento por debajo, el segundo promedia 8,4 por ciento por encima del mismo período del año pasado.

Aportó, en ese rubro industrial, que la actividad agropecuaria general no se paralizó durante este centenar de días.



En baja

Fuera de las economías regionales, la mayoría de los rubros sufrió bajas más o menos profundas, según la realidad de cada sector.

Por ejemplo, la construcción, comparada con febrero, se ubicó por debajo en marzo (21,5 por ciento) y en abril (40 por ciento); en mayo volvió a recuperar lo que había perdido pero sólo en facturación, no así en obras, que recién en junio empezaron a moverse.

La minería, que en Córdoba está muy ligada a la construcción, apenas trabajó a la mitad de su capacidad en marzo y quedó completamente paralizada en abril, mayo y junio. Aun así, a mediados de este último mes mantenía 60 por ciento de su personal.

Este problema se replica en el sector autopartista, dependiente de las terminales automotrices, que recién en mayo retomaron la producción.

En el primer trimestre, este sector estuvo 6,2 por ciento por encima del mismo trimestre del año pasado, mientras que el segundo trimestre, incorporando las dos primeras semanas de junio, viene 68,1 por ciento por debajo del promedio del período abril-junio de 2019. De todas maneras, el sector trabaja en junio al 53,6 por ciento del ritmo que tenía en los primeros tres meses del año pasado.

Otros sectores, como la industria gráfica, también sufrieron la caída en la actividad. En mayo se ubicó 74,2 por ciento por debajo de febrero y en junio registró una leve mejora, ya que recortó esa baja a 67,3 por ciento respecto al mes previo a la cuarentena.

La actividad de las telecomunicaciones, que en las semanas previas y al inicio de la cuarentena registró un nivel febril, fue descendiendo hasta que en la segunda semana de junio llegó a 54,3 por ciento por debajo de enero.

En el caso del comercio, si bien fue, en líneas generales, el que más rápido pudo adaptarse a las ventas digitales, la facturación está lejos todavía de los niveles previos a la pandemia y sigue atrasado en la telaraña recesiva.

La actividad turística, que es el principal motor de la economía en varias regiones de Córdoba, quedó totalmente paralizada desde el inicio de la cuarentena, que cumple 100 días. Además, asume que será la última en ser autorizada a funcionar.

La hotelería en general, aun en sitios no turísticos, no tiene fecha de regreso a la actividad.

La gastronomía regresó parcialmente en el interior, pero no en la Capital. El sector se volcó al delivery, pero con un resultado muy alejado de sus ingresos habituales

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257