Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Ya hay vecinos de Córdoba que se organizan para hacer las compras

VERÓNICA SUPPO

En Juniors crearon un grupo para coordinar las salidas y comprar para todos. En Poeta Lugones les dan una mano a los mayores. En Villa El Libertador preocupa la falta de plata; y en Urca, todos los negocios hacen “delivery”.

(Córdoba. - 28/03/2020) Irene pregunta en el grupo de Whatsapp quién saldrá a hacer compras. (Pedro castillo)
María José le dijo: "yo voy", y coordinaron qué necesitaba. Se sumó otra vecina de Juniors, Nora.
Los Carballo. Una cuarentena, los 11 de la familia juntos.
Irene pregunta en el grupo de Whatsapp quién saldrá a hacer compras. (Pedro castillo)
María José le dijo: "yo voy", y coordinaron qué necesitaba. Se sumó otra vecina de Juniors, Nora.

Irene de la Fuente vive en barrio Juniors. Desde que empezó la cuarentena obligatoria el medio de comunicación con sus vecinos es el WhatsApp, pero también la forma de realizar compras compartidas y de evitar que todos estén en la calle.

“En nuestra cuadra, en Río Cuarto al 400, nos comunicamos por WhatsApp; y quien sale hace las compras o avisa. La idea es que nos vayamos rotando”, contó la mujer, quien como integrante del centro vecinal también promueve alentar esas acciones colectivas y cumplir con el aislamiento decretado por el Gobierno.

“Los que tienen auto son los que más pedidos cargan. Yo soy sola y no tengo auto, voy a los comercios cerca, los más cercanos de mi cuadra. Por ejemplo, mi vecina del frente fue a la verdulería, por lo que antes le pasamos por WhatsApp el pedido y ella trajo todo”, contó Irene, quien desde los primeros días de la cuarentena contó con el apoyo de los habitantes de su cuadra.

María José le dijo: "yo voy", y coordinaron qué necesitaba. Se sumó otra vecina de Juniors, Nora.

María José le dijo: "yo voy", y coordinaron qué necesitaba. Se sumó otra vecina de Juniors, Nora.
En este caso fue María José quien salió, mientras que Irene y Nora, otra vecina, la esperaron en la puerta de sus casas para recibir las frutas y las verduras. En la próxima salida, se van a turnar.

“Dividir las tareas es lo perfecto, así funciona”, resumió. Aunque apuntó un dato que la preocupa: el aumento de los precios.

“El tema es que los pequeños comercios se están abusando con los precios. De a poco van subiendo, en los días que empezó el aislamiento. Por ejemplo, media docena de huevos, que la semana pasada la pague 40 pesos, está a 50 pesos. El aceite, que estaba a 150 pesos, ahora cuesta 180. Es abusivo”, dijo.

“Los fideos, algunas marcas, 120 pesos, cuando hace una semana salían 60. Las frutas y las verduras también aumentaron”, agregó.


Con los abuelos

En Poeta Lugones sucede algo similar. La mayoría de las familias tratan de que uno de ellos sea quien salga por las compras y comparte por las redes sociales los horarios del hipermercado y los teléfonos de los comercios del barrio que realizan delivery.

María José elige para todas frutas y verduras.

María José elige para todas frutas y verduras.
“Las compras aún no son comunitarias, se están organizando. Sí, en mi cuadra se tiene en cuenta a las personas mayores que necesitan. En general, sale uno de la familia a realizar las compras. Y lo que hemos notado es el marcado aumento de las verduras y las frutas”, contó Lorena Jaime, integrante del centro vecinal.

En los días de aislamiento, en este barrio los vecinos advirtieron que hay frentistas que hicieron limpieza de sus hogares y tiraron bolsas de desechos o cosas en desuso en las plazas.

“Hay gente que aprovecha la cuarentena y tira ropa, cuadros, cosas que ya no usan y las ponen en los espacios verdes sin importarles”, denunció la mujer.

Pedidos de comida

En Villa El Libertador, en el sur de la ciudad, cuesta aún la organización entre los vecinos, por eso el presidente del centro vecinal, Aldo Ortega, insistió en que se cumpliera con la cuarentena.

“Los primeros días, la gente andaba como si nada, ya desde el martes pasado a la tarde andaba la Policía, pero seguían comprando. En el súper se ve la cola, ingresan de a 10 personas”, contó Ortega, preocupado.

La primera que recibe el pedido es Nora, quien le da la plata de la compra.

La primera que recibe el pedido es Nora, quien le da la plata de la compra.
Pero, al mismo tiempo, describió una realidad que lo amarga. “Recibo a diario llamados de personas que piden comida, no se pueden ni organizar para hacer las compras, piden mercadería, algo para comer. Es muy triste todo esto, encima están los punteros de siempre haciendo política, dando los bolsones que no sabemos si son recursos del Estado”, relató.

En el negocio del barrio

En barrio Rosedal, los vecinos hacen compras en los negocios más cercanos y comparten información por los grupos. “Nos abastecemos de diversos modos. En mi cuadra se compra mucho en un minimercado que está a la vuelta, no van lejos. Nos turnamos una vez al día para comprar lo básico, como pan, leche, frutas, verduras. Otros hacen el pedido por WhatsApp y les mandan la mercadería a casa. No falta quien compra al por mayor en un híper”, contó Horacio López, que vive en la zona de ruta 20.

También se lo lleva a Irene, quien también le da el dinero. La próxima le tocará a ella hacerlo por todas.

También se lo lleva a Irene, quien también le da el dinero. La próxima le tocará a ella hacerlo por todas.
Delivery

En Urca, la mayoría de los vecinos llaman a un delivery para realizar sus compras en los negocios del barrio, los que están agrupados para fomentar el comercio barrial. “Tenemos negocios de la red Compre en Urca que hacen delivery y te cobran en la puerta de tu casa con débito. No hemos notado que falte mercadería”, contó Juan Negrini, presidente del centro vecinal.

En barrio General Paz, por ejemplo, desde la organización barrial armaron un listado de comercios que envían sus productos con cadetes. Esta lista la actualizan y la comparten en sus redes sociales.

Vivir todos juntos, sin salir

Los Carballo. Una cuarentena, los 11 de la familia juntos.

Los Carballo. Una cuarentena, los 11 de la familia juntos.
Luis Carballo vive del trabajo de su taller mecánico y, además, es presidente del centro vecinal de Marcelo T. de Alvear y Villa Azalais Oeste. Desde que comenzó la cuarentena se contacta con sus vecinos desde su hogar para ver cómo se organizan.

En su casa, son 11 integrantes de familia que decidieron hacerla juntos.

“Acá en mi barrio la gente sale bien temprano y es sólo un integrante de la familia quien lo hace. He visto a muchos usando barbijos y guantes de látex. Se respeta la cuarentena, creo que con el paso de los días la gente toma conciencia de la gravedad de la situación”, comentó Carballo.

Y cuando La Voz le preguntó cómo se organiza en su casa, se emociona.

“En mi casa estamos mi señora, mi hija, mis dos hijos con sus novias y mi hijo mayor, el de 33 años, con la señora y los nenes, de 8 y 2 años. Somos 11. Mi hijo se tuvo que venir con la familia porque debió desalojar. Esperaban la casa para alquilar, pero pasó esto y no pudo mudarse”, relató.

“No es fácil. Salgo a primera hora, hago las compras con guantes y no demoro más de media hora, y a mi casa. El resto del día lo pasamos como podemos. Con la incertidumbre de que no sabemos cuánto durará esto, tengo que pagar el alquiler del tallercito, hay que pagar créditos, pero no hay que pensar. Lo primero es la salud. Velar por la gente, por ser respetuoso de la naturaleza y del prójimo. Vamos a aprender a ser solidarios”, se consuela

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257