Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Lunes, 3 de Agosto de 2020

Alberto Fernández más cerca de los gobernadores, más lejos del kirchnerismo duro

JUAN JOSÉ DOMÍNGUEZ

Fernández prometió y cumplió: gobierna junto a los mandatarios provinciales, a quienes recibió y asistió económicamente. Con los referentes opositores en calma, el verano parece ofrecerle tregua... hasta marzo.

(10/01/2020) Pacto. El 17 de diciembre, Fernández y los gobernadores dieron de baja el acuerdo fiscal del macrismo. (Presidencia)

“Vamos a tener un gobierno de 24 gobernadores y un presidente”. Eso dijo Alberto Fernández el día en que ganó las Paso de agosto. Sus primeros 30 días en la Casa Rosada confirmaron aquella sentencia: el jefe del Estado organizó y determinó medidas con el aval de los mandatarios provinciales.

Todos los mandatarios provinciales ya visitaron al menos una vez la Casa Rosada. Fue a fines de diciembre cuando se suspendió el Pacto Fiscal de 2017. Pero en el mano a mano con las altas esferas del poder presidencial sólo faltan tres: Juan Schiaretti, Gerardo Zamora y Sergio Uñac. En el entorno de Fernández aseguran que sólo es por falta de tiempo, dado que se están atendiendo las demandas de las provincias con urgencias más graves.

Fernández, Santiago Cafiero y Eduardo De Pedro conforman el tridente político de articulación con los gobernadores, en el que también juegan su rol, pero un poco más lejos del núcleo de poder, otros funcionarios, como el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el de Transporte, Mario Meoni. Una anécdota sobre la importancia que el gobierno de Fernández le otorga a la relación con los gobernadores es sobre los servicios públicos: tras congelar las tarifas de la luz y el boleto de colectivos para el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), el Gobierno escuchó el reclamo de las provincias y, medio a las corridas, prometió enviarles cinco mil millones de pesos para que congelen el boleto para frenar los aumentos en el interior. Y ya asistió a otros cinco mandatarios por unos 5.600 millones de pesos para que paguen salarios.

A la atención personalizada de los mandatarios, Fernández le suma simbolismo. Semanas atrás, en lo que fue toda una definición del Gobierno, junto a Sergio Massa (presidente de la Cámara de Diputados) y Cafiero, se tomó una foto con todos los jefes provinciales en el salón Blanco de la Casa Rosada (sólo faltó el fueguino Gustavo Melella, que llevaba horas de haber asumido en el cargo).


La foto fue la coronación de un acuerdo para suspender el Pacto Fiscal del macrismo, que a los gobernadores y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, les brindaría un ingreso no previsto de 60 mil millones de pesos en 2020. Fue un trámite que se resolvió en 72 horas y con consenso pleno. La emergencia fiscal de las provincias forjó el escenario para el acuerdo político.

Fernández está cerca de los gobernadores pero por ahora no se ha mostrado ni en lo discursivo ni en lo gestual tan cerca del kirchnerismo duro. Inclusive, no dudó en instruir a su canciller, Felipe Solá, en que saliera a cuestionar al gobierno de Nicolás Maduro por la movilización militar para impedir la reasunción como jefe de la Asamblea Legislativa del opositor Juan Guaidó.

Relación con la oposición

Gobernar con los gobernadores significa que las provincias tengan plata y que la Casa de Gobierno tenga gobernabilidad, aun cuando la paz social no esté cien por ciento garantizada como consecuencia de la crisis económica.

NOTAS RELACIONADAS
Primeros 30 días: Fernández y una carrera contrarreloj
Un “paquetazo” en cuotas y con mínimos fundamentos
Las tensiones que oculta el acuerdo social
Evitar el “default” y diseñar un programa que pare la inflación
Con sus dos principales exponentes, Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, de vacaciones, el Gobierno gestiona sin mayores inconvenientes. Sólo en la negociación por la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva hubo intercambios lógicos de los dos polos de la grieta, pero sin que cayera la propuesta global del Poder Ejecutivo.

Una prueba de fuego será el pliego de Daniel Rafecas, que necesita del apoyo de Juntos por el Cambio en el Senado para ser aprobado, porque para designar procurador General de la Nación se requieren los dos tercios de los votos de los presentes.

Lo político también se mide en la adhesión popular de Fernández. Por ahora transita el período de gracia de todo gobierno nuevo, pero las noticias para la población no son las mejores: a la inflación, que sigue siendo alta, se le añadió un alza generalizada de impuestos, con impacto sobre la clase media, y aún están pendientes de resolverse las paritarias 2019.

¿Cómo llegará Fernández al 10 de marzo, cuando todos hayan vuelto de unas flacas vacaciones, los chicos arranquen las clases y empiece la actividad parlamentaria? Es una de las grandes dudas.

Béliz: El secretario estratégico

Volvió luego de varios años en el exilio, echado por el gobierno de Néstor Kirchner. Fue víctima de la puja con los servicios de inteligencia y pagó por haber mostrado la foto de “Jaime” Stiuso. Hoy, Gustavo Béliz es una de las piezas clave para la gestión política de Alberto Fernández. Desde la secretaría de Asuntos Estratégicos, es uno de los más cercanos al Presidente y desde su puesto genera vínculos con la Iglesia, los gremios y empresarios.

Menem. Béliz viene de dos experiencias fallidas. Antes de la salida del gobierno de Kirchner, había sido “expulsado” de la gestión de Carlos Menem

Fuente: La Voz del Interior

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257