Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Quién fue el primer intendente de Neuquén surgido del voto popular

POR FRANCISCO CARNESE - carnesef@lmneuquen.com.ar

Se llamaba Víctor Aníbal García y ganó las elecciones del 58 en representación de la UCRI. Enfrentó una inundación, compró tierras y posibilitó el nacimiento de barrios como Santa Genoveva y Sapere. No pudo terminar su gobierno pero sentó las bases de lo que luego convertiría a la capital provincial en una gran ciudad.

(NEUQUÉN. - 09/09/2019) La ciudad fundada como capital en tiempos de territorio nacional de a poco dejaba atrás su fisonomía de aldea en el final del verano de 1958, aunque todavía era un pueblo al que le faltaba casi todo. Un puñado de escuelas, un hospital de poca complejidad que atendía las necesidades básicas de salud de la población, una empresa nacional estatal como Obras Sanitarias que proveía de agua potable a un sector de los vecinos, una cooperativa eléctrica que empezaba a dar sus primeros pasos, y no mucho más.

Neuquén se terminaba al sur en la ruta 22, donde se asentaban algunos caseríos, y hacia el norte a la altura del cementerio y el Comando. El resto, un gran arenal que se mezclaba con la inmensidad del desierto y la estepa patagónica. Un simple diagnóstico de la situación alcanzaba para saber de las necesidades imperiosas que requería la incipiente urbe. Había que ampliar el ejido con una política de compra de tierras, construir defensas a modo de controlar las crecidas del río Limay para que los pobladores del lugar no queden bajo el agua, pensar un nuevo sistema de transporte de colectivos y hacer cloacas.

En esos temas y en otros, como la construcción del balneario municipal, la regulación de los mercados y ferias y obras de alumbrado, se centró la tarea que llevó adelante el primer intendente electo por el voto popular que tuvo la ciudad de Neuquén: Víctor Aníbal García, un maestro puntano que había llegado a estas tierras con su familia en 1928, que trabajó en las escuelas 61 y 121 y que fue socio fundador y propulsor de la Biblioteca Juan B. Alberdi y del Primer Centro de Magisterio de Neuquén, además de presidir la Cooperativa de Agua, Luz y Fuerza (CALF).

A las urnas
El 23 de febrero de 1958 el pueblo se preparaba para un acontecimiento central en la historia política de este rincón de la Patagonia. A partir de lo establecido por la constitución del año anterior, Neuquén iba a elegir por primera vez a su gobernador y la ciudad, a su intendente.

La previa de aquella jornada no mostraba tantos carteles ni publicidad partidaria en las calles, no había entrado aún en escena el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y el peronismo sufría una proscripción que se prolongaría 15 años más. Sin embargo, nada opacó el entusiasmo de la gente, que generó una gran concurrencia a las urnas. Los principales candidatos estaban representados por dos sectores del radicalismo: La Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP), liderada por Ricardo Balbín y la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), cuya cabeza era Arturo Frondizi, quien ese año se consagraría presidente de la Nación.

Los candidatos neuquinos que resultarían electos, Ángel Edelman para la gobernación y Víctor Aníbal García a intendente, adherían al líder desarrollista.

Pero otros sectores, como los nucleados alrededor del Partido Socialista, también tenían su peso e iban a conseguir el tercer lugar en esos comicios de febrero.

Neuquén capital por ese entonces contaba con una población cercana a los 12 mil habitantes y el candidato de la UCRI obtuvo 3.435 votos. En segundo lugar se ubicó la UCRP, cosechando 2.034 sufragios. Más atrás quedó el Partido Socialista con 569, seguido por el Demócrata Cristiano (357), el Partido Comunista (194), el Demócrata (157) y el Demócrata Progresista (115). Un dato no menor es que se registraron 1537 votos en blanco.

Una explicación a este fenómeno fue que muchos peronistas en Neuquén, como en el resto del país, no tenían la posibilidad de elegir a sus candidatos. Algunos, a sugerencia del propio Perón, lo hicieron por Frondizi. Otros, en cambio, optaron por hacer sentir su fuerza a través de ese voto en blanco, encontrando, unos años más tarde, un lugar en la vida política de la provincia dentro de las filas del MPN.

Con el agua al cuello
Víctor García asumió en mayo del 58 y al poco tiempo se encontró con un problema mayúsculo: la inundación del 28 de julio por la crecida del río Limay, que obligó a retirar a los pobladores de la zona. La sede del municipio, donde también sesionaba el Concejo Deliberante, suspendió todas sus actividades, para transformar el lugar en depósito de víveres y asistencia a los inundados. Tres días después, se aprobó una partida destinada a la adquisición de tierras para levantar casas en un lugar más apto. Entre ellas, figuraban 33 hectáreas pertenecientes al Automóvil Club Argentino (ACA) en la zona aledaña al puente carretero. Así nació el barrio Sapere.

Fue el primer paso que dio lugar a una de las acciones de gobierno más importantes que dejó la administración del flamante intendente: la compra de miles de hectáreas para expandir la ciudad. El objetivo era adquirir, en principio, cuatro mil en la zona norte para desarrollar una forestación intensiva que permitiera corregir los aluviones.

La parte vendedora era una sociedad anónima denominada Nueva España, que ofreció al municipio todas las tierras que tenía, por un total de 12 mil hectáreas.

El intendente García justificó la operación, al argumentar que con esto se evitaría a futuro “la especulación” inmobiliaria, sacando del medio a un gran propietario y poniendo al alcance de los vecinos parcelas a un costo accesible para la construcción de viviendas.

Fue así que acordó a nombre del municipio 18 millones de pesos de la época a pagar en 10 años. Se establecieron 640 parcelas que terminaron conformando el actual barrio Santa Genoveva, fijando también espacios para iglesias, comercios, parques y paseos.

Asfalto, colectivos y clubes
El pavimento resultaba un elemento esencial para una ciudad que buscaba crecer. En ese primer año de gobierno municipal se asfaltaron 109 cuadras del centro. El problema, como siempre, eran los recursos y, en el medio, una historia conocida para la economía de la Argentina, que atravesaba una profunda crisis con alta inflación. Por esta razón el intendente no pudo sostener su plan de financiar con recursos propios a los frentistas. La solución la encontró con el gobierno provincial, que fue el que finalmente puso la plata.

Dos años después, la municipalidad de Neuquén echó mano a otro tema trascendental para la vida cotidiana de los vecinos que necesitaban movilizarse por la ciudad. García intervino entonces en la regulación de los recorridos y paradas de los colectivos (lo mismo hizo con los taxis), a través de una ordenanza que le aprobó el Concejo Deliberante y que buscó poner cierto orden a la prestación de las tres empresas que hacían el servicio. La Indalo de aquella época era La Neuquina, que operaba en la zona centro y que también hacía el recorrido Neuquén-Centenario y Neuquén-Plottier. Las otras empresas: Serafín González, El Valle y Alto Valle, tenían un rol más modesto.

La vida social de Neuquén pasaba por los clubes, donde se realizaban los bailes y las reuniones más importantes y, por supuesto, los carnavales. Y ahí también intervino el municipio en 1961. Se establecieron horarios para las actividades y la prohibición a menores de 18 años de permanecer en esos lugares después de las 24.

Dos años antes, el intendente decidió declarar de uso público unas tierras inundables a la vera del río Limay. Así nació el balneario municipal, que ya era utilizado por la gente para contrarrestar las altas temperaturas del verano pero que a partir de otra ordenanza se decidió dotarlo de infraestructura y servicios.

Víctor García era puntano, llegó a Neuquén en 1928 y murió en 1981.
Víctor García era puntano, llegó a Neuquén en 1928 y murió en 1981.

El principio del fin
Víctor García no terminó su mandato como intendente sin antes dejar sentada su postura y hacer las gestiones correspondientes para que sea Neuquén y no una ciudad de Río Negro la que debía contar con un aeropuerto internacional. También hizo el llamado a licitación para la elaboración del proyecto del edificio de la Municipalidad, que llegó a adjudicarse en ese período.

Dejó terminada una obra de alumbrado público sobre la ruta 22, creó el Instituto Municipal de Previsión Social, y otorgó estabilidad y derechos laborales a los empleados municipales.

En 1962, con el derrocamiento de Frondizi, los militares designaron en Neuquén a un interventor, que interrumpió el gobierno del jefe comunal.

La militancia política de García continuó pese a los procesos dictatoriales que se sucedieron en esos años hasta que en 1973 se presentó como candidato a gobernador por la Alianza Popular Revolucionaria, en una elección donde perdió a manos del MPN.

Aquel maestro, que había llegado desde su San Luis natal hasta estas lejanas tierras patagónicas, falleció en 1981. Para algunos quedará en la historia como un intendente que gobernó algo más de tres años. Para muchos, el hombre que posibilitó a una ciudad echar sus raíces.

(Especial agradecimiento al personal del Archivo Histórico Municipal)

Fuente: La Mañana de Neuquén.

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257