Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Lunes, 25 de Marzo de 2019

Los cuatro peligros que enfrenta la economía en 2019

DIEGO PENIZZOTTO

Arrastre. Detener la secuencia de datos estadísticos negativos, una de las claves para el gobierno.

(06/01/2019) Tras lograr en noviembre que la cumbre del G20, con los principales mandatarios del mundo reunidos en Buenos Aires, transcurriera normalmente y sin incidentes, uno de los grandes test que debía superar la gestión Cambiemos era atravesar el siempre conflictivo mes de diciembre, sin demasiados sobresaltos a nivel social. Una tarea que a priori parecía difícil a la luz de las estadísticas, que muestran datos negativos en todos los frentes y dejan escaso margen para el optimismo.

El gobierno volvió a aprobar el examen. Tal vez no por mérito propio, sino porque la sociedad toda sigue apostando a que la situación económica pueda revertirse, y entiende la necesidad de ‘poner el hombro’ colectivamente.

Iniciado el nuevo año, el desafío que enfrenta el Presidente Mauricio Macri en la recta final de su mandato, es quizá la prueba más difícil de toda su carrera política. Restan apenas ocho meses para las elecciones PASO. Una eternidad en términos políticos y económicos. En ese lapso, el mandatario deberá realizar el ajuste del gasto al que se negó en el inicio de la gestión y al que se comprometió en el acuerdo con el FMI. Una elección presidencial en la que el oficialismo no puede utilizar el arma letal de la obra pública como principal argumento de campaña, es una situación inédita en la historia argentina reciente.

Pero existen además, cuatro peligros que acecharán la gestión económica en los próximos meses, y serán el principal escollo a sortear a lo largo de la carrera presidencial.

Amigos, pero cautelosos

No es novedad que los mercados financieros internacionales se sienten cómodos con el discurso que propone la gestión Macri. La amabilidad con la que el Presidente fue recibido cada vez que viajó al exterior, la misma con la que arribaron al país los mandatarios que participaron del G20, no es casualidad. En términos ideológicos, Macri representa lo que ‘el mundo’ capitalista espera de Argentina.

La ayuda financiera otorgada por el FMI, es una muestra más. Nunca antes en la historia del organismo, un país miembro había logrado un acuerdo stand-by por u$s 57.000 millones como el que fue otorgado a la Argentina.

Sin embargo, la afinidad de los mercados con Macri se topa con un límite temporal. Las encuestas de opinión revelan la posibilidad cierta de que el gobierno no logre revalidar su mandato. Es allí donde la evaluación de los mercados muta de simpatía a cautela. El corolario es el incremento del ‘riesgo país’, la sobretasa que los papeles argentinos deben pagar por sobre el rendimiento del bono norteamericano a 10 años. A medida que se acerquen las elecciones, y si la ex Presidenta Cristina Fernández mantiene su piso del 30% en la intención de voto, el ‘castigo’ de los mercados irá ‘in crescendo’.

Un mayor nivel de riesgo país significa pagar un precio mucho más alto a la hora de la renovación de los vencimientos de deuda que operan este año. Es el primer peligro que deberá enfrentar el gobierno.

El arrastre estadístico

Los magros números que arrojó el cierre del año 2018, pueden interpretarse como una base baja de cálculo para 2019. Un ejemplo claro es el agro. La feroz sequía de la campaña anterior y le enorme caída de la producción resultante, hace que una campaña ‘normal’ en 2019, se refleje en los datos como un fuerte crecimiento.

Sin embargo, en materia de precios, el arrastre estadístico, lejos de ser un beneficio, se transforma en un lastre. El año 2018 le ‘hereda’ al 2019 un altísimo piso de inflación. Todas las expectativas de los agentes a la hora de renegociar contratos o sentarse en paritarias, estarán formadas en base a la pérdida sufrida el año pasado. El gobierno ya adelantó que la pauta de inflación para 2019 será del 23%, y que ese será el parámetro en la negociación salarial. Más allá del fuerte corset monetario establecido desde la llegada de Guido Sandleris al Banco Central, los antecedentes que exhibe el gobierno en relación a las metas de inflación y su contraste con la realidad, permiten anticipar que no le será sencillo convencer a los agentes económicos de la certeza del objetivo en materia de precios.

Sin ir más lejos, esta semana el Indec dio a conocer el “Índice de Salarios” que mostró en octubre un crecimiento anual del 26,2%, frente a una inflación acumulada hasta ese mismo mes, del 45,9%. Significa que los salarios perdieron 20 puntos porcentuales este año. Es fácil imaginar que las paritarias de 2019, estarán atravesadas por ese dato. Será el segundo frente de conflicto a sortear por el gobierno.

Dólar cobertura

“Ni loco compraría dólares en este momento”. Fue la primera frase de Guido Sandleris al asumir en el Banco Central. Su pronóstico parece haberse cumplido en los tres primeros meses de su gestión. El tipo de cambio finalizó 2018 con tendencia a la baja y al borde del límite inferior de la banda cambiaria.

Lograr un sendero de estabilidad en el tipo de cambio a tono con el nivel general de precios, y evitar nuevos episodios de corrida, es el objetivo oficial para 2019.

El riesgo, proviene nuevamente del frente electoral. La incertidumbre que genera una elección presidencial respecto al rumbo económico del próximo gobierno, habitualmente genera un incremento de la demanda de divisas para cobertura.

En el gobierno apuestan a que tras la sequía del año pasado, la recuperación del agro en la presente campaña aportará un ingreso fuerte de divisas por exportación desde el segundo trimestre. De concretarse esa previsión, ello fortalecería la oferta cambiaria. Pero no existe garantía alguna respecto a la demanda. Las señales de fortaleza o debilidad que ofrezca el gobierno en el primer semestre del año, serán cruciales para sortear el tercer peligro.

La ‘sobre exposición argentina’ de los inversores

“El principal problema que se presenta con los inversores extranjeros, es que en sus carteras hay una ‘sobre exposición’ de riesgo argentino. Es por ello que la mayoría está intentando salir, y optar por otro tipo de activos”. Así describió esta semana un conocido broker financiero, la estrategia que están utilizando aquellos fondos de inversión a los que representa.

Se trata de los mismos capitales que durante los últimos tres años tomaron la deuda emitida por nuestro país para financiar el gradualismo. Son también, los mismos actores que movilizan el mercado financiero internacional que se muestra amigable con el discurso del Presidente Macri.

Sin embargo, la estrategia descrita por el operador de mercado, es la causa que explica la mala performance que muestran hoy los instrumentos de deuda argentinos en el mercado financiero, donde la cotización de los bonos ‘más cortos’ muestra tendencia negativa desde octubre.

Evitar una salida masiva de inversores, será el cuarto peligro que deberá afrontar la actual gestión en el derrotero de 2019.

Los cuatro peligros que enfrenta la economía en 2019
A raya. Mantener controlado el dólar, uno de los objetivos.
Datos
48,2%
La inflación acumulada entre noviembre de 2017 y el mismo mes del 2018. Para diciembre se espera al menos un 2,5%.
19,7%
La pérdida que sufrió el salario real durante el último año, según informó el Indec.
760
Lo que marcó el riesgo país en la primera semana del año. Siete días antes, la marca fue de 817 puntos básicos, el registro más alto desde 2014.

Fuente: Diario Rìo Negro

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257