Poder Local

Noticias Municipales para un nuevo País

Miércoles, 26 de Junio de 2019

Economía: la radiografía del momento en tres datos clave

DIEGO PENIZZOTTO

El tramo final del mandato de Mauricio Macri comienza con una economía formalmente en recesión. Millones de personas padecen dificultades en relación al acceso al trabajo y las cifras en relación a la pobreza son alarmantes.

(23/12/2018) Dos trimestres. La economía acumula seis meses en baja y entró en recesión. - Pulso - Diario Rio Negro - rionegro.com.ar
Dos trimestres. La economía acumula seis meses en baja y entró en recesión.

“Cuando llegan las penas, no llegan como espías solitarios, sino en batallones”. La frase es atribuida al célebre dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare. Algo por el estilo sucede con los datos que desde hace varios meses arroja la macroeconomía nacional. Las malas noticias llegaron en el segundo semestre de este año, y llegaron todas juntas.

El tramo final del mandato de Mauricio Macri, comienza con una economía formalmente en recesión, millones de personas que padecen dificultades en relación al acceso al trabajo, y cifras alarmantes en relación a la pobreza.

PUBLICIDAD

Con seguridad, no es el panorama con el que soñó el mandatario, y mucho menos el escenario ideal de cara a lo que promete ser un agitado año electoral.

La estadística sin embargo, no es más que el reflejo de los resultados que arroja una gestión cargada de objetivos desmedidamente optimistas, seguidos por desaciertos recurrentes, marchas y contramarchas, y ausencia de un verdadero programa macro.

Precisamente desde la estadística oficial y en un solo día, se dieron a conocer esta semana tres datos que configuran un combo de dificultades mayúsculas: recesión, desempleo y pobreza. El desafío al inicio de 2019, será operar el tablero de las variables monetarias y fiscales, para que el barco llegue a buen puerto, sin nuevos episodios de sobresalto cambiario e inflacionario.

Formalmente en recesión

Lo anticipó el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), publicado a principios de diciembre y fue confirmado esta semana por el Informe de Nivel de Actividad de Indec: durante el tercer y cuarto trimestres del año 2018, cayó el Producto Bruto Interno (PBI) en Argentina. En términos técnicos, equivale a decir que el país se encuentra formalmente en recesión. La caída interanual en el tercer trimestre alcanzó el 3,5%, lo que se suma a la baja del 4% en el trimestre anterior, y configura una merma acumulada del 1,4% en lo que va del año.

Del informe surgen a la vez, otros datos que sirven para comprender no solo la coyuntura, sino la estructura del producto argentino.

Respecto a la dinámica del momento que atraviesa la economía, resulta que a diferencia de lo sucedido en el segundo trimestre del año en que tanto el consumo privado como la inversión mostraban leves signos de recuperación, esta vez todos los componentes de la demanda agregada cayeron sin atenuantes. El consumo privado se contrajo un 4,5%, el gasto público un 5%, las exportaciones un 5,9%, las importaciones un 10,2%, y la inversión privada un 11,2%. Este último dato, es quizá el golpe más duro en relación a las manifiestas intenciones del gobierno desde el inicio de la gestión. Aquella pregonada “lluvia de inversiones” que nunca se materializó, se convirtió en una verdadera sequía: promediando 2018 y en términos reales, se invierte un 2,5% menos que en el tercer trimestre de 2015.

Respecto a la estructura del PBI, una costumbre habitual de los economistas, es endilgar la responsabilidad de todos los problemas al peso del estado en la economía y señalar a la inversión privada como el salvavidas a largo plazo. Sin embargo, de la foto que publica el Indec surge que en Argentina el consumo privado constituye el 55,8% del PBI, mientras que la inversión privada representa solo el 16,8% y el estado el 10,6%. A todas luces, el castigo que ha recibido el poder adquisitivo durante los últimos tres años, es un buen punto para comenzar a explicar la depresión que sufre hoy la economía.

Empleo comprometido

El informe sobre Mercado de Trabajo se publicó el mismo día que se dieron a conocer los datos referidos al producto. La estadística muestra que el desempleo llegó al 9% en el tercer trimestre del año y afecta de forma directa a 1,17 millones de personas. El ratio implica una baja en relación al 9,6% registrado durante el segundo semestre, pero al mismo tiempo significa un incremento respecto al 8,3% del tercer trimestre de 2017.

Pero es en el análisis de los detalles, donde surgen los datos más preocupantes. La Población económicamente Activa (PEA) está compuesta por aquellas personas en edad de trabajar que a la vez desean trabajar, y en Argentina llega a 12,9 millones de personas. Los ‘subocupados’, aquellos que trabajan menos de 35 horas a la semana, llegan al 11,8%, es decir 1,53 millones de personas. Por otra parte, los ‘ocupados demandantes’, que tienen ocupación plena pero están buscando otro trabajo, llegan al 16,7%, o sea, otros 2,17 millones de personas. En resumen, agregando cada una de las categorías, resulta que en Argentina hay 4,9 millones de personas que manifiestan tener dificultades relacionadas con el empleo.

Como si ello fuera poco, más alarmante aun es el dato referido al trabajo informal. Según el informe de Indec, un 34,3% de la población ocupada, trabaja ‘en negro’. Equivale a decir que en Argentina hay 4 millones de personas que trabajan pero no reciben ningún tipo de cobertura social. Uno de cada tres trabajadores se encuentra en esa condición, y es una foto que se mantiene idéntica desde diciembre de 2015 a esta parte.

Los pobres, más golpeados

El tercer dato dado a conocer esta semana por el Indec, fue la Valorización de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT). La primera de ellas se utiliza para cuantificar la indigencia y la segunda para medir la pobreza.

El informe indica que en el último mes de noviembre el valor de la CBA se incrementó un 54,1% interanual, mientras que el de la CBT lo hizo un 57,3%.

En pocas palabras, significa que durante el último año, los ingresos necesarios para no caer en la pobreza, aumentaron 9 puntos porcentuales más que la inflación que mide el propio Indec. No hay mejor dato para fundamentar aquella premisa de que “la inflación es el impuesto a los pobres”. Lejos quedó aquella premisa auto impuesta por el Presidente Macri cuando solicitó que se juzgue su gestión en base a si logró reducir la pobreza. Con los números actuales, sería todo un logro que al menos la pobreza no se incremente.

En este sentido, si bien habrá que esperar hasta marzo para conocer la medición oficial respecto a la incidencia de la pobreza, el relevamiento que publica el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica, fue hasta el año 2015, ponderado por los actuales funcionarios oficialistas, como una medición confiable frente a la inverosímil información que arrojaba la intervención del Indec. Dicho organismo privado acaba de dar a conocer que según su registro, la pobreza alcanza al 33,6% de los argentinos y afecta a 13,6 millones de personas. Se trata del peor dato de la serie publicada por la UCA desde el año 2010.

Economía: la radiografía del momento en tres datos clave
Contención. De la mano del petróleo, el desempleo es menor en Neuquén.
El objetivo oficial es lograr que la economía transite los primeros seis meses del 2019 sin nuevos episodios de sobresalto cambiario e inflacionario.
Datos
34,3%
La porción de los trabajadores que se desempeña de manera informal, sin ningún tipo de cobertura social.
3,5%
La caída interanual del Producto Bruto Interno en el tercer trimestre del 2018.
8,8%
La distancia entre la inflación acumulada en los últimos 12 meses, y el aumento de la Canasta Básica Total (CBT) que se usa para medir la pobreza

Fuente: Diario Rìo Negro

Volver

 


Subsecretaría de Asuntos Municipales - IFAM
UIM
flacma
FEMP

poderlocal.net
noticias municpales para un nuevo país
++54 11 5038.3257